A Coruña

Viejo barco con nuevos motores

El mar del Orzán es el espejo nocturno de lo humano

Sí. Hay un pasado escrito en el faro mas antiguo del mundo y en las murallas que guardan los secretos de los tesoros galaicos, con forma de torques y cascos de oro del noble guerrero.

Pero también se nota un presente de ideas y estilos, representados por nuevos símbolos que vigilan el mar y el cielo.

El mar es el telón de fondo de sus anchas avenidas, de sus paseos marítimos y de sus parques; y así lo refleja la arquitectura urbana mas tradicional.

El cielo es el techo inacabado de la ciencia y la imaginación libre de las gentes que aquí habitan.

A Coruña vive mirando a su mar desde las viejas y nuevas atalayas; y vaga por su cielo desde los modernos museos de la ciencia.

Esta gran ciudad es un viejo barco con nuevos motores, que siguen sobrevolando las gaviotas…

Un Comentario

  1. Pingback: TIERRA [La geografía vibrante]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *