A Lanzada

Un mar de leyendas

La fe y los milagros serenan el Atlántico que se deshace en la arena.


Por el norte, la calma de la Ría de Arousa que busca refugio en la ensenada de O Grove. Por el sur, el Atlántico abierto al horizonte azul y verde, enviando sus olas a la gran Playa. Y en el istmo, un espacio natural que pueblan especies únicas, sobre las que un bello paseo nos permite admirarlas y disfrutar de un paisaje único.

A Lanzada, ría, mar y playa, es uno de los mayores alicientes de esta costa luminosa que persiguen surfistas, bañistas y amantes de la naturaleza mas viva, para perderse en la cresta de una rumorosa ola, para sumergirse en las aguas atlánticas de intensos verdes y azules, o para simplemente respirar el viento nordés, viento del verano en Galicia.

Y presidiéndolo todo, Nosa Señora, salvando náufragos y curando meigallos desde su ermita, la que mandó construir el Obispo Sisnando en el año 952.

Desde ella, todo este mar y toda esta playa tiene la magia de la leyenda y de las creencias, aún vivas, que se manifiestan cada último domingo de agosto.

Se celebra entonces una romería tradicional en el mas bello entorno. Tarde-noche de fiesta hasta el amanecer: la hora “meiga” para que la mujer madura tome el baño de las nueve olas, el baño de la fecundidad.

Fé y leyendas mil se reflejan en el espejo del mar, abierto hasta el horizonte, para que lo naveguen los marinos de  Noalla, curtidos en mil y un naufragios.

Y para el escéptico viajero, horas mágicas de atardeceres de fuego que tiñen todo este espacio de misterio.

El sol se oculta tras la punta de San Vicente do Mar.

Un Comentario

  1. Pingback: CRÓNICAS [Las cosas sencillas]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *