A LARACHA, LA BELLA PERIFERIA CORUÑESA

      A Laracha, municipio de la periferia coruñesa, se ha convertido en un valle residencial entre el río Anllóns y la pequeña villa de Caión, que mira de frente al Atlántico. Te invito a conocerlo, caminando entre el verde y el azul.

      Cuando llegas a A Laracha, una vez pasado el pulmón industrial de A Coruña, no sabes bien si dirigirte al interior, para seguir los primeros pasos del río Anllóns; o buscar el balcón atlántico de Caión, la única ventana que este municipio abre al mar.

      Porque es en ambos lugares en donde el paisaje se mira en los espejos del agua para resaltar su esplendor natural.

     Ambos, río y mar, están próximos a los pequeños lugares del gran valle donde solo escuchas una inmensa sinfonía de paz que la buena gente hizo suya.

     Junto al río descubres rincones perfectos como Gabenlle,  ideal para la pesca en los días de plata, para el baño refrescante en los días de calor, o para el paseo invernal de ribera cuando asoma el sol tímido de cada invierno.

     El balcón marinero te descubre una perspectiva de olas que esculpen las rocas lo mismo que se deshacen en la arena de la pequeña playa, cerca del puerto, donde mecen a los pequeños barcos de la vida.

     También hay en esta tierra de A Laracha otro panorama histórico que nos habla de sus orígenes megalíticos; le llaman O Forno dos Mouros y está en Soandres, muy cerca de su vocación monástica.

      Bien se ve desde el mirador de Santa María que hay que hacer un alto en el camino entre A Coruña y Malpica. Aquí, en A Laracha. 

       Consideran algunas guías que la Costa da Morte comienza en Caión, aunque yo sitúo ese principio o fin, según se mire,  en tierras malpicanas.  A Laracha, en realidad,  es una de las áreas metropolitanas de la ciudad de A Coruña, porque en los últimos años se generó aquí una importante suburbanización.

      Tiene una extensión de 127 km. cuadrados y una población de más de 10.000 habitantes, que se reparten en 270 entidades de población, encuadrados en 13 parroquias. La mayor concentración poblacional se registra en Laracha, Caión y Paiosaco, donde se ubica su mejor zona industrial.

      Sus tierras fértiles fueron llamadas “el granero de Galicia”, porque su mayor cultivo, en otro tiempo fue el trigo, de ahí que aquí se instalasen cuarenta panaderías que elaboraban –y algunas aún hoy siguen la tradición- un pan de excelente calidad…

      Hubo minas de wolframio en los montes de Lendo, pero hoy en día, la riqueza de sus arcillas dio origen a uno de los grandes grupos empresariales gallegos, que se dedica a la fabricación de cerámica…

       El sector agropecuario sigue teniendo importancia pero no tanto por la cantidad, como por la calidad: aún se cosecha trigo en la mitad occidental del valle y es uno de los más selectos de toda la comarca.

       Las cebollas de Caión tienen fama, al igual que las hortalizas que se cultivan en Coiro o en Soandres. Estos productos tienen salida comercial en las tradicionales ferias de Paiosaco, que aún gozan de cierto dinamismo…

       Quizá desde que tú te fuiste a las América o a las Europas es en el campo donde se nota la mayor transformación, ya que aumentaron los cultivos: el maíz, la patata tardía,  el cultivo de fresas o los frutales, son algunos de los productos más notorios.

       Pero A Laracha, como te contaba,   ya es el centro urbano periférico más importante del área coruñesa. Cada día son más los que eligen vivir aquí, por la tranquilidad y también por el precio de la vivienda.

        Hubo en A Laracha hallazgos prehistóricos: mámoas y castros. Destaca el de Monteclaros…

        De la época romana quedan restos –tramos y miliarios- de la Vía Per Loca Marítima, que enlazaba A Coruña con Fisterra…

        El Monasterio de Soandres –el principal monumento del municipio- está enclavado en un antiguo templo romano dedicado a Hércules Jónico… Este monasterio es la joya de la corona de los monumentos históricos de toda la zona: data del siglo X. Comenzó siendo un cenobio benedictino y pasó en el siglo XV a depender del monasterio compostelano de San Martiño Pinario…

        También podemos encontrar numerosos pazos, entre los que destacan el de Paradela en Soandres y el Pazo Vilaño.

         En Caión quedan restos del monasterio agustino de Santa María del Socorro, con portada renacentista.

         En la Plaza principal de Caión está la Casa de los Condes de Grijal-Montaos.

         Por lo que se refiere a la etnografía, destacan las fuentes “milagreiras” próximas a la capilla de Santa Margarita de Montemaior, en la que se celebra cada mes de julio una singular romería…

 

   El valle por el que se extiende el municipio de Laracha se llama Valle del Anllóns debido a la importancia geográfica de este río. Nace en el Monte Pedrouzo, en la zona alta de Soandres y desemboca en plena Costa da Morte, en Ponteceso, formando un magnífico estuario.

   Tiene importancia  geográfica porque divide la zona de Bergantiños en dos: las tierras altas y las de la costa.

   En el municipio de Laracha, al principio,  cubre un trayecto de nueve kilómetros entre el Pedrouzo y Santa Baia. A partir de la parroquia de Soandres es cuando recibe el caudal de numerosos regatos, que lo convierten en río.

   Es un río truchero y todos los años se repuebla con miles de alevines.

    Caión, el balcón atlántico, es una villa marinera con un encanto especial por su paseo marítimo, su pequeño puerto pesquero, su gran playa, que es la que le concede importancia turística a este municipio, y un bravío y bello acantilado, único en esta zona.

    La playa de Caión es también conocida como «Caracoliño». La forma varía dependiendo de las mareas. En el 2011 obtuvo la Bandera Azul. Su fuerte oleaje permite la práctica del surf durante todo el año.

   Tiene habilitada  una zona de fondeo de embarcaciones y está cerca de dos campings.

    En el puerto de Caión, en su propia lonja,  puedes comprar  sardina, merluza y congrio, entre otros pescados y mariscos.    

   El 50% de la población activa de Caión vive de la pesca.

Un Comentario

  1. Pingback: TIERRA [La geografía vibrante]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *