Abuela

Manuela almacena ciento diez años de recuerdos

Manuela caminaba hasta hace poco por entre los castiñeiros de invierno..

Manuela ya mira el tiempo a través del espejo.

Le brillan los ojos y la plata de las sienes donde almacena los recuerdos de 110 años de existencia.

Manuela es la abuela de una Tierra donde hay mas de setecientos abuelos, que forman parte del ranking centenario.

Para ellos pasa el tiempo como pasará el AVE que nos anuncian, deprisa: y en su frente nace cada día una nueva arruga, mientras abren el cofre de los recuerdos.

En él esconden, celosamente la felicidad compartida y también la amargura del exilio o de aquella guerra inolvidada e inolvidable que nos trajo una larga dictadura.

Los abuelos como Manuela perciben mejor que nadie la melancolía del invierno que viene; por eso les gusta contar experiencias y revivir el pasado.

Han llegado a la edad de oro, que es el tiempo que marca la última vitalidad y acorta las distancias con el futuro.

Pero aún tienen sonrisas y lágrimas que dar; y besos que hacen mas bella la cara del niño, el nieto que convertirá en eterno el minuto final.

Un Comentario

  1. Pingback: CRÓNICAS [Las cosas sencillas]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *