ACTUALIDAD –SEMANA 373 – DOMINGO, 10/6/2018

Es cuarenta de mayo y me he quitado el sayo para ver si eso sirve de conjuro y las nubes se van de aquí, viajeras, Atlántico arriba. Entre el cielo gris y Mad Max con su guitarra de motosierra a golpe de domingo mi despertar ha sido hoy más bien vago: estoy apampanado, con pocas ganas de hacer los caminos y no creas que con muchas más de escribir. Lo de apampanado es calificativo rotundo que seguramente importaron nuestros abuelos de la Argentina, pero, por favor, que ningún gaucho se me dé por aludido, que yo sí he leído el Martín Fierro y desde que tal cosa hiciera los admiro mucho más que a esos vaqueros americanos que terminaban a tiros sus disputas, al menos en las películas.

Es más, mi querida madre siempre me recitaba estos versos pamperos…

“Hay hombres que de su ciencia
Tienen la cabeza llena;
Hay sabios de todas menas,
Mas digo sin ser muy ducho
Es mejor que aprender mucho
El aprender cosas buenas”.

Y yo le contestaba…

“Sepan que no hay falsedades 
Ni error en estos consejos
Es de la boca del viejo
De ande salen las verdades”

Como quiera que hoy me siento mucho más viejo y no por ello sabio, voy a regalarte en este inicio una postal seguida de un poema de Celso Emilio Ferreiro, “O Reino”, de su libro “Longa noite de pedra”…

“No tempo aquil
cando os animales falaban,
decir libertá non era triste,
decir verdá era coma un río,
decir amor,
decir amigo,
era igual que nomear a primavera.
Ninguén sabía dos aldraxes.”

 

—- ¿Por qué empiezas hoy con poemas?

Primero porque me encanta la poesía y luego para desquitarme de un censor que una vez, en la televisión pública de Galicia, me dijo…

—- ¿Pero cómo me botas unha poesía as catro e media da tarde?

Viene a cuento porque ayer hablaba Serrat en la tele de la censura en televisión y cada vez que se comenta esto existe la creencia de que solo se vetan informaciones políticas, las que perjudican al partido en el poder. No son estas, a mi entender, las más graves aún pareciéndolo. Es peor que directivos incultos veten la cultura porque dicen que no vende…

Estoy con Serrat: tanta censura en las televisiones públicas da asco y me pongo al lado de los trabajadores de TVE por lo que han sufrido en los últimos tiempos. Pero ojo, también existe una manipulación programática en las cadenas privadas para que no se resientan sus ingresos. Y eso me gusta aún menos porque están alienando perniciosamente a millonarias audiencias consumidoras de lo que le echen porque para ellas la televisión es un mueble.

A mí me gustaría mucho que la tele alcanzase el arte en su manufactura, al igual que sucedió con el cine… Y eso sí depende no solo de los programadores, sino también de las normas, es decir, de eso que llaman “reales decretos”.

Serrat inicia gira ya bajo el lema “Mediterráneo da capo” y promete no dejar fuera del repertorio ninguna de sus canciones de oro…  

Hoy nos recuerda Tomás García Morán aquel diálogo que mantuvieron en TVG, el 29 de septiembre de 2016, un eufórico Alberto Núñez Feijóo ganador de la carrera electoral con mayoría absoluta y el siempre ocurrente Roberto Vilar…

—- Vai ir a Madrid?

—- Estiven o luns pasado en Antena 3.

—- Pois voulle dicir unha cousa. Eu fun, en concreto a Telecinco, e dinme unha hostia criminal. Eu era aquí o rei, fun de campión do mundo, pagáronme unha cantidade de cartos tremenda e non me deu tempo nin a levalos a Panamá.

Ahora que parece que Roberto Vilar está a punto de llevarse su segunda hostia –las audiencias así lo índican porque no pasan de un dígito-, Feijóo medita, en serio, dar el salto al liderazgo estatal del Partido Popular. Es más, desde la villa real le animan los cortesanos coreando su nombre que los pronósticos de la militancia asocian a victoria.

Lo que yo no sé es si el presidente de la Xunta echó cuentas de los juicios por corrupción contra el Partido Popular que aún esperan turno en los juzgados…

Por eso, antes de decir sí, debería pensar en la cantidad de titulares que van a oponer a su gestión como presidente del PP todos los grupos representados en el Congreso, donde no tiene ni un solo aliado.

Toma nota: no me creo, para nada, que los 131 radares que instaló en Galicia la DGT para que los gestione la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, sirvan para evitar accidentes. Mas bien suponen, me parece a mí, la mejor taquilla recaudatoria de dinero para las arcas públicas. Y si no es así que me expliquen como “clavan” 200 euros por circular a 78 kilómetros hora cuando está limitado a sesenta… Eso es pagar mas caro que el pulpo lo que siempre –a esas velocidades- resulta ser un simple error.

Así que, vete despacio mientras el ministro Marlaska no corrija esta desproporción…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *