ACTUALIDAD –SEMANA 373 – LUNES, 11/6/2018

Dice Juan Taboada, experto de Meteogalicia:

—- Llevamos tres semanas en las que las situaciones meteorológicas tienen una predictibilidad muy baja. Desde el pasado 21 de mayo tenemos una situación muy curiosa. En la zona entre Groenlandia e Islandia  las borrascas se mueven en diagonal hacia la península ibérica y como son de pequeñas dimensiones, cualquier variación en las condiciones iniciales provoca que la trayectoria real pueda ser ligeramente diferente a la prevista y cambiar el pronóstico.

Así que… lo mejor que puedes hacer es, cuando te levantes, abre la ventana de par en par, contempla el panorama y cuéntate a ti mismo el tiempo que hace. Por ejemplo, yo amanecí con sol radiante, desayuné con la niebla trepando desde Trasdomonte y ahora que se fue… las nubes plomizas me quitan la luz de mis días.

Pero dicen que el anticiclón de las Azores va entrando en razón y se está asomando por Cabo Prior para quedarse lo que queda de mes… ¡Hay que ser optimistas!

Por los caminos de la aldea, si quieres conversación de cuando en vez, tienes que dar la vuelta a la redonda a Pedras, que son pistas muy transitadas por mujeres que han de bajar de peso y también por hombres que además se aburren y quieren hablar del gobierno y del mundial. Verás…

Hoy me crucé con Carmela que es socialista de toda la vida, de sentimiento y voto. La señora, más o menos de mi edad, estaba indignada con Begoña, la primera dama…

—- ¿E qué ten que cambiar os mobles do palacio? Se non lle gustan que lles bote zucre. Unha muller cabal non ghasta medio millón de euros en cambia-los mobles con cartos que non son os seus.

—- ¿Pero que me contas…?

—- Cóntoche que non hai direito e menos que o fagha unha socialista. A muller de Sánchez vai ghastar medio millón de euros en mobles novos porque os que hai na vivienda que ocuparon Rajoy e maila Elvira non son do seu ghusto. E con ises cartos compranse tres viviendas por aquí…

Fue mi primera investigación del día: comprobar cuanto de cierto hay en esta información que publicó El Confidencial, lo expandieron por la Red numerosos digitales y cayó en el pozo sin fondo de las redes sociales.

Todo el mundo coincide: La mujer de Pedro Sánchez va cambiar todos los muebles de la residencia privada del Palacio de la Moncloa, ordenando un cambio integral del mobiliario cuyo gasto superará el medio millón de euros. (El Palacio de La Moncloa tiene 200 metros cuadrados, distribuidos en 8 habitaciones, 9 baños y 3 vestidores).

Les he preguntado a mis amigos en cuanto valoraban los muebles de sus casas y pisos y me salió un abanico que va de los 18.000 a los 100.000 euros. También intenté que en Moncloa desmintiesen o corroborasen la noticia, pero la única respuesta que me dieron fue la callada, porque la única que tiene claro el asunto es Begoña Gómez.

Si la noticia es cierta y eso parece porque no hubo desmentido me parece un desmadre destinar cinco cientos de miles de euros a complacer los gustos de una señora que está allí de prestado durante un tiempo que nadie conoce.

Yo les rogaría a los grandes estrategas de Presidencia del Gobierno que no tomasen este asunto como “cosa baladí”, que diría Rajoy; porque si se trata de poner orden en el gasto por prioridades, lo de los muebles de la Moncloa no es “asunto menor”. Y por eso indigna incluso a mis paisanas socialistas.

Asunto mayor” es lo de Cataluña, sobre todo tras la frase de anoche de Borrell, ministro de Asuntos Exteriores:

—– Está al borde del enfrentamiento civil.

Menos mal que cuando Ana Pastor le dijo…

—– Oiga, eso suena a guerra.

El ministro aclaró…

—– No tanto, no tanto…

Borrell me transmitió la sensación de que este gobierno que lleva cuatro días en activo va a poner en escena ciertas medidas sociales –las que pueda- y hará algunos gestos para la galería: si se quedan solo en eso, en gestos, utilizará la disculpa de la herencia presupuestaria recibida.

Vamos, que este gobierno, generalmente bien aceptado por la ciudadanía e incluso algunos opositores, está hecho para ganar las próximas elecciones y eso se refleja en los sondeos de este pasado fin de semana: dos ya dan ganadores a los socialistas y otros dos magnifican un empate técnico. El efecto Moncloa tiene mucha importancia demoscópica.

… Y Feijóo se va. La Xunta queda en manos de Rueda o de Pedro Puy. Seguro.

Asusta pensar que entre los escombros de la explosión del almacén pirotécnico de A Torre, en la parroquia tudense de Paramos, puedan quedar explosivos. Los Tedax de la Guardia Civil hallaron 400 kilos de material pirotécnico metido en latas utilizadas para envase, después de que algunos vecinos alertaran de un fuerte olor a azufre en la zona.

El material fue retirado por los especialistas a las tres de la tarde de ayer, con mucha discreción porque no querían aumentar la alarma social que ya existe en todo el municipio de Tui. Según contó la Guardia Civil no existió ningún riesgo por culpa de estas latas encontradas ayer ya que se trataba de un componente que ni explosiona ni contamina.

Menos mal, porque dicen que en esta misma zona de A Torre aún quedan por retirar mas envases de este tipo.

Mi amigo Rodolfo me puso falta este año por no haber visitado la Semana Verde de Silleda, el mejor exponente de todo lo que se produce en el agro gallego, de las industrias de él derivadas y de una ganadería de futuro, además de una completa exhibición de la más moderna maquinaria agrícola.

Por lo visto, mas de cien mil visitantes tuvo este año la gran feria del campo de Galicia, a la que concurren empresas y gente de unos cincuenta países. En estos últimos cuatro días y a pesar de la lluvia, me contaron que Silleda estuvo a tope.

La Semana Verde es un gran invento de mi amigo Pepe Maril, al que hace largo tiempo que no veo, porque debe de andar ahora en otros menesteres propios de los señores de mi edad; es decir, en hacer lo que le viene en gana sin necesidad de aguantar a nadie. A Maril debiéramos de darle un homenaje sus amigos, los que queremos a Silleda porque fuimos, por lo menos, veraneantes de su carballeira a la que los cursis llamaban La Robleda.

—- ¿E ti por qué non escribes en galego?

—- ¡Xa empezamos!

Tengo un lector que está empeñado en que Galicia Única desprecie a 500 millones de hispano-parlantes en favor de unos cinco millones de galego-falantes. Lleva dándome la vara desde que empecé esta mi aventura desprofesionalizada de caminar por la Red. Y de vez en cuando tengo que decirle que lo siento… pero no.

Porque desde esta humilde publicación puedo contribuir a que dos millones y medio de españoles que viven en el exterior tengan una visión diferente de lo que está pasando. Nos leen en 119 países, hemos superado el millón de entradas y no voy a ser yo el que ponga puertas al campo.

—- Con perdón, Suso. Pero xa sabes que cando en vez fágoche caso…

—- ¿Y qué rayos está pasando en Europa para que el virus del neonazismo la esté contagiando?

Porque, no sé si lo sabes, pero la ultraderecha está llegando con excesiva facilidad a las instituciones de algunos países y de la propia UE. Ya lo dijo este fin de semana el tal Viktor Orban, primer ministro húngaro…

—- Las cosas suceden a mi gusto, aparecieron ya los chicos rudos en la política europea.

La ultraderecha de los chicos rudos, además de en Hungría, está instalada en Eslovenia, en Austria y también en los parlamentos alemán y francés. Por sus políticas los conoceréis.

Por lo de pronto, esta gente se confiesa seguidora de Janez Jansa, que acaba de obtener el 25’3% de los votos en las elecciones eslovenas. La razón de su crecimiento está en el discurso que pronunció durante toda la campaña en la que llegaron a calificarle como “el Trump europeo”…

—-  Hay que desterrar a los refugiados.

Estos tipos han iniciado una campaña europea para echar a todos los africanos del continente pagándoles campamentos en países como Marruecos, Túnez o Libia que, como bien se sabe, “han demostrado una gran preocupación por los derechos humanos”. Los asentamientos, a juzgar por lo ya hay en Turquía, son lo más parecido a aquellos que Hitler mandó instalar, por ejemplo, en Auschwitz. Estos no tienen cámaras de gas para cometer un genocidio porque no hace falta: se mueren de hambre… solos… no hay que asesinarlos.

Supongo que habrá muchos millones de personas que sientan repugnancia por los planes de este grupo de fascistas y entre todos seremos capaces de impedir tales medidas. Si no es así… a mí que me borren de Europa porque pensaré que África comienza en los Pirineos.

El anticiclón debe de estar aún lejos de Cabo Prior porque aquí, ya ves, ahora llueve a gusto de nadie…

—- Chove en Santiago, meu doce amor…

El espíritu de Lorca vaga hoy por la plaza del Obradoiro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *