AGUA = NATURA

Aquí los inviernos son de nieve en las montañas. Este es el país de la de la lluvia que enamora al caer sobre la piedra y abre en la tierra, surcada por mil ríos,  un millón de fuentes. Además, el paisaje se mira en los espejos de cien lagos y se baña, a lo largo de dos mil kilómetros… en dos mares.

En la Galicia Única el agua siempre nos invita a seguir su trayecto porque es su esencial motivo cromático, la génesis de la atmósfera que humedece el horizonte del alma y el oasis perfecto para serenar los días de plata.

Pero… Agua = Natura es un bien que no solo valoramos por su estética sino porque son el origen de la vida.

Agua = Natura tienen un alto valor aunque, como denuncian las organizaciones ecologistas e incluso Naciones Unidas, es también un bien amenazado.

Tan solo un dos y medio por ciento del agua de todo el planeta es dulce. Y de ella, el noventa por ciento no fluye. Una parte forma los casquetes polares y la otra se calma en los pozos subterráneos.

El agua dulce, incluso en la Galicia de los inviernos más lluviosos, es un tesoro a conservar y hemos de tenerlo en cuenta cada vez que abrimos el grifo de la ducha o el de la cocina, que dejamos fluir de manera continua, como si nos sobrara, con demasiada frecuencia.

La propia ONU nos significa que más de la mitad de los humedales de agua dulce del mundo fueron desecados, por diversos efectos, en los últimos cien años.

El ejemplo gallego más notable es el de la Laguna de Antela que en los años sesenta fue una víctima más de la dictadura. Aunque te parezca increíble, Franco la mandó desecar para crear un agro de patatas.

Hoy en día, las patatas, suponen el mayor excedente de los frutos agrícolas de Galicia y muy especialmente en la comarca de A Limia.

Por eso hace tiempo ya que se procura la recuperación del humedal y en la actualidad se puede contemplar una buena parte de la que fue la Laguna más grande del país y la de mayor valor ecológico.

Los ríos del planeta, aún en esta segunda década del tercer milenio, están siendo “sobreutilizados” para crear energía hidroeléctrica: hay en el mundo 42.000 presas que amenazan la supervivencia de 250 especies. Además, en la mayor parte de los casos, el agua sobrante de las lluvias fuertes de invierno se desaprovecha.

La mayoría de los ríos de Galicia gozan de buena salud medioambiental. Pero los regatos, los ríos más pequeños y las aguas subterráneas, son frecuentemente desecados con los regadíos; y además sufren las consecuencias del empleo en los cultivos de pesticidas, del vertido de purines y la utilización de otros fertilizantes dañinos para el agua.

Y parece mentira, pero esto es real: aún se lucha para evitar que en el Sil, el río de mayor caudal del país, se construya una presa que causaría tremendos daños a uno de los espacios protegidos más impresionantes: la Ribeira Sacra.

Por eso se pide sea declarada Patrimonio de la Humanidad, declaración que contribuirá a salvar la más bella perspectiva natural de la provincia de Ourense.

En cuanto al mar, Naciones Unidas hizo público un dato preocupante: uno de cada tres peces del planeta está amenazado de extinción. Porque el 70 por ciento de las reservas de peces están siendo explotadas hasta su límite ecológico.

En Galicia tenemos claro que el mar es el origen de la vida y también que para muchos marineros fue el fin de la misma. Sus recursos generan casi un ciento de miles de empleos en el país,  en esta época dura de nuestra precaria economía.

Porque somos conscientes de su importancia, imponemos aquí el saneamiento de las rías, el control de vertidos, la limitación de las capturas de peces y mariscos, y los paros biológicos.

El mar, para los gallegos, debe ser objeto de la mayor protección y son los propios marineros los que manifiestan su total acuerdo con las medidas a tomar, porque, así,  los bancos de pesca se pueden recuperar.

Para que el agua no nos llegue al cuello, debemos proteger pozos, fuentes, humedales, ríos y mares.

Si hasta ahora se denuncia el gran fracaso de la sociedad moderna a la hora de preservar el agua, esperemos que despierte nuestra conciencia ecológica y nos convenzamos de que AGUA es igual a NATURA.

Es decir, el precioso recurso que necesitamos todos los seres vivos del planeta…

(6) Comentarios

  1. Viejo mal de esta tierra el de desperdiciar el agua pensando que nos sobra. El día que nos falte ya verás como todos echamos de menos esa que se nos escapa por mantener el grifo abierto cuando no hace falta.

Responder a Ernesto Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *