AIRIÑOS DO CANDO E DO CANDÁN

AHORA QUE ESTAMOS EN VERANO

Ahora que estamos en verano quiero subir a lo más alto de las sierras y descubrir por qué te fuiste aquella mañana de lluvia plomiza en los muelles de Vigo, que nadie deseaba aquel éxodo; como nadie desea el de los jóvenes de ahora…

—- Oye que yo me voy porque aquí no tengo trabajo y estoy muerto de risa…

—- Y antes era parecido, mi amigo. Y te digo parecido por no hablarte las penurias que pasábamos…

Ya, no me digáis más. Buscarse la vida es lo lógico en un país que desprecia a su gente más valiosa,  que es la que se atreve a emprender un nuevo camino.

A mis años me conformo con que me dejen pasear por la Tierra de Montes, así llamada  porque se extiende entre las sierras do Cando y do Candán, para que el día del adiós definitivo conserve mi mente todas las perspectivas de estos paraísos inigualables.

A la sombra do Cando y do Candán crecieron  poblaciones  muy populares, como Soutelo de Montes, donde nacieron los más famosos gaiteiros del mundo.

Si aún hoy la melodía que de la gaita sale es un lamento… es porque llora ausencias imitando a los viejos maestros liderados por Avelino Cachafeiro.

Lo entenderás mejor si asciendes conmigo al Monte Seixo, la gran montaña, para buscar desde ella el paisaje más hermoso que nos hará comprender la inmensidad de Galicia: la de los mil verdes y la del azul del mar. Todo se alcanza desde aquí.

Cuanto nos rodea es suficiente motivo para que la gaita lamente ausencias. Las sierras de O Candán y de O Cando no solo envían sus airiños a los territorios de la Terra de Montes. También a Cotobade y A Lama. A Beariz y O Irixo. Incluso hasta Avión. Es decir, a los antiguos viveros de emigrantes, los que nacieron en el corazón verde de Galicia.

Voy entonces a por el recuerdo que dio comienzo a la común enfermedad de la morriña.  A por el mejor paisaje del paraíso perdido:

Está en las cascadas y pozos del Río Castro, en Pesqueiras

En la zona protegida de la Lagoa Sacra y sus leyendas.

Fermín Bouza Brey contaba que, en las inmediaciones de la laguna, se libró una gran batalla depositándose allí los cadáveres y fortificándose el lago con una muralla para evitar profanaciones.

En el nacimiento del Lérez y en el nacimiento del Umia, los dos ríos con denominación de origen en la Terra de Montes. En el trayecto ligero de ambos y en sus puentes.

En las aldeas serenas como Grobas.

En la arquitectura rural, en el arte popular de los cruceiros y los hórreos…

Todos son senderos de belleza que, cuando estamos fuera de la Tierra amada, conducen irremediablemente a la nostalgia.

(4) Comentarios

  1. La mayoría de la gente elige la playa y no sabe lo que se pierde. A 30 minutos de Pontevedra los ríos y la sierra ofrecen lugares impagables para curarse el calor y evitar las aglomeraciones que siempre entrañan peligros por el coronavirus. Os invito a descubrir estos rincones.

  2. Pois sí, eu tamén pensó que cos problemas que se están a dar nas praias e mellor ir a serra. Pola zona de Forcarei ten moitos encantos.

  3. Yo os recomiendo una excusión desde Lalín a la parroquia de Zobra para conocer esas fervenzas en las que te puedes dar un chapuzón diferente.

  4. Me encantan esos lugares. El curso del Lérez desde el Candán ofrece muchas posibilidades para pasar un gran día a orillas del río, sin necesidad de hacer colas en las playas. La gente se ha vuelto loca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *