ALGO HAY QUE HACER PARA EDUCAR A LOS PICHABRAVAS

Para nada quiero que se me ofenda el colectivo feminista, pero me creo con todo el derecho del mundo a soltar mi rabia sobre esos cinco salvajes de “La Manada”, a los que así considero, unos vándalos, no solo por los hechos sino por las formas. Sí, aún les están juzgando y debemos de llamarles presuntos violadores, pero el lenguaje de sus guasaps y el video que se les ha colado a los obispos en su tele, bien les cataloga.

Así que, a la vista está que estos tíos son brutos porque ejercen la brutalidad social, calificativo que bien se merecen… independientemente del delito que se está juzgando; que eso será, si los jueces lo estiman así, un crimen en toda regla.

“La Manada” y sus amigotes son un grupo organizado de machistas depredadores y no hay que darle muchas vueltas al asunto para saber que son de los que abusan todo lo que pueden y humillan siempre a la gente débil. Además son tan asquerosos los tíos que a la violación le llaman divertimento.

Pero tened mucho cuidado al pensar que cuando se les condene a estos, si es que al final se impone la justicia, se resuelve el problema.

Ayer mismo, desde Milán nos llegaba la noticia de la condena a nueve años de prisión a Robinho, el famoso futbolista. Irá a la cárcel porque, según la sentencia, “participó en una violación en grupo”. El grupo era otra manada aunque de nacionalidad brasileña y la víctima una joven albanesa de 22 años a la que se la había ocurrido ir a bailar a una discoteca milanesa.

Y si te lees con calma los periódicos esta mañana verás en letra pequeña que se ha cometido una violación en algún lugar de España, porque según las denuncias se cometen 365 cada año.

—- ¿Y entonces qué hacemos?

Al margen de condenar a “La Manada” es necesario que analicemos esta sociedad machista y patriarcal en la que se juzga el comportamiento de la mujer por como viste, por cómo se cimbrea en una discoteca o por como es de coqueta. Aún anda suelto mucho bestia que no se entera de que una fémina puede elegir el comportamiento que le venga en gana, sin que eso merezca un lugar específico en ciertos catálogos. Si el hombre posee libre sexualidad la mujer también.

Con esto quiero decir que la raíz de las manadas está en el patriarcado machista que presume de sus conquistas en público y en privado, en una sociedad permisiva con los machotes y muy dada al menosprecio de los derechos de las mujeres.

Así que algo habremos de hacer para educar a los pichabravas que se creen los reyes del mambo y llegan hasta la última consecuencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *