AQUELLAS IDEAS

La antigua panificadora de Vigo, ejemplo de la desidia municipal.

No todos se fueron.

Alguna gente imaginativa se quedó aquí para reconvertir aquel trozo silencioso de vida,  aquel campo yermo de margaritas con fondo de cementerio, en un mundo vibrante lleno de ideas nuevas.

Nacieron gracias a estas ideas pequeñas industrias y la negra sombra se fundió bajo el sol que daba vida al paisaje del alma.

Fue cuando el gallo cantó una nueva alborada y el camino a la villa se hizo más breve.

Aquellas ideas, en tiempos difíciles, nos devolvieron el orgullo de ser gallegos. Incluso algunos de los corazones errantes volvieron al hogar nativo.

Y ahí están, en pié,  las huellas de aquel patrimonio industrial en forma de ruinas de factoría conservera, de grandes hornos de pan, de viejas minas, de reales fábricas o de pequeños astilleros…

Dicen los expertos en patrimonio que hay más de quinientos edificios industriales con historia, salpicados por la geografía gallega, entre los agros de maíz y el viejo barrio de la ciudad nueva.

Todos esperamos que renazcan algún día, para ofrecernos la crónica de aquella vida que quedó para siempre insertada en la memoria de las ausencias.

Bueno. Todos menos los que estos días solo piensan en repetir alcaldía de la que vivir durante los próximos cuatro años. Porque, en realidad, es lo único que les interesa a los ediles: vivir y vivir bien.

Por eso mi amiga María Soledad Casanova, que es chilena,  les ha condenado en mi Facebook en pleno ajetreo electoral español. Está decepcionada.

Lo mismo que esa gente que se preocupa por la conservación del patrimonio industrial y a la que ni un solo político hace caso, porque a todos se les da ahora por eso que bautizaron como “humanización”; es decir, ahora solo hacen lo que antes llamábamos adecentar la calle…

Tengo un amigo sabio,  más viejo aún que yo, que me dijo:

— Lo antiguo estorba, Xerardo…

.

(6) Comentarios

  1. Hay un sin fin de antiguas fabricas que se podrían aprovechar como centros culturales y edificios singulares en vez de gastarnos la burrada que nos hemos gastado en esa Ciudad de la Cultura que a nadie interesa… Enhorabuena por la revista que es magnífica.

  2. Soy de Vigo y el edificio de la Panificadora debiera recuperarse para usos culturales y de ocio. Dejo una idea: podría ser una gran sala de conciertos de grupos de pop-rock y demás generos juveniles. Vigo tiene mucho pub, pero poco local para traer a los grandes.

  3. JULIO GONZALEZ VIÑAS - Responder

    Es mas complicado todo de lo que parece, puesto que esos edificios, en su mayor parte, son de propiedad privada. Y piden auténticas burradas de dinero por ellos cuando no una licencia para construir viviendas al lado de la playa. Eso pasa con las conserveras y algunos ejemplosya hay a lo largo de nuestra costa.

  4. Soy de Ferrol y mas grave es tener dos castillos-fortaleza pudiréndose porque uno no lo utiliza para nada la Consellería de Cultura y el otro se cae a pedazos y nadie pone freno a su deterioro, mientras se tira el dinero en otras tonterías.

  5. Recuerdo cuando entrabas en aquella fortaleza, con una vida interior que impresionaba a cualquier niño de mi edad. Olía a masa cocida, a empanada y pan, a roscón de pascua… Traspasabas el umbral de aquellas puertas y te encontrabas con un ejército de manos preparando con cariño el postre que más tarde nos deleitaría, con sabor anís, con huevo dentro, redondo o en barra. El horno hervía pero cada quien sabía cual era su función…
    Aún tengo la impresión de no haber perdido nunca aquel Vigo más tarde recorrería, antorcha en mano, desde el Castro hasta el Paseo de Alfonso, pasando -como no- por la Panificadora y la Fuente de la Falperra, donde manaba el agua que miles de vigueses recogíamos en profundos garrafones. Sin perder una gota de aquella vida que se nos iba cuesta abajo hacia San Francisco y el Berbés. O cuando entrabamos en el lugar prohibido de la Ferrería.
    Ay, cuantos sueños que siguen vivos en el recuerdo.

  6. maria soledad lolas casanova - Responder

    Que bellas fotos amigo, es como el paraiso y fijate que muchos paisajes tienen un parecido enorme a mi pais Chile, el sur de Chile. Gracias por publicarlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *