ARES

Veranos con olor a salitre

Redes, pueblo habitado por gente como Simbad, que tiene casa a pié de mar…

Las playa de Ares pinta ya veranos en primavera, porque es mas cálida, de sol sin niebla.  La Ría, provocada por el Eume que viene de la fraga, combina en sus riberas los valores naturales y la emotividad urbana de la villa de la que toma el nombre.

El paisaje es único, ya desde el momento en el que el río se torna mar, al traspasar el puente de la historia para generar la sublime belleza de una bahía.

Entonces huele a salitre en Redes, que es pueblo antiguo, donde el mar llega a la puerta de las casas marineras a las que se amarraban las gamelas.

Frente a la playa de Raso y junto a la Punta del Castillo, la Ría de Ares dibuja un moderno puerto de acuarela, justo frente a la villa que, serena, aguarda la llegada de los veraneantes.

El verano aquí significa bullicio y fiesta. Y bien lo saben mas de treinta mil personas que pasan en Ares sus vacaciones.

Tras la Isla Miranda, donde habita la nereida que espera por su príncipe, el mar se abre al infinito por donde el sol se oculta en el lusco fusco.

Un Comentario

  1. Pingback: TIERRA [La geografía vibrante]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *