ASIGNATURA PENDIENTE DEL SIGLO XXI

Por Alejandro Otero Davila *

La Federación Galega de Asociacions Universitarias Sénior (Feguas), consciente de nuestra responsabilidad de prevenir a los futuros gallegos que, despues de su jubilación dispondra de más de un tercio de su vida por delante; han editado un libro de texto para la formación de estas personas en el conocimiento de su Proceso del Envejecimiento y la etapa de la Vejez.

El envejecimiento como proceso y la vejez como etapa comprende casi la tercera parte de nuestra existencia, por lo que es útil reflexionar, investigando y propagando los cambios que se están produciendo en Galicia para que conozcamos los rasgos más destacados con una información objetiva sobre el potencial real de las personas mayores.

La sociedad de mayores gallegos debe adquirir una mentalidad abierta, supere prejuicios y actitudes negativas respecto a este segmento de la población. Se ha de pasar del modelo tradicional de persona mayor en Galicia, deficitaria, en donde todo es pérdida y deterioro, un ser pasivo que solo espera la muerte, al nuevo modelo de persona mayor, satisfactorio, activo, en formación, que muestra las limitaciones, pero también las posibilidades y ganancias, y que se adapta a los cambios que se vayan produciendo en la sociedad, transmitiendo a las generaciones siguientes, sus experiencias y conocimientos. No debemos olvidar nunca que la comprensión que una sociedad muestra hacia la persona mayor es un indicador muy sensible sobre el grado de mayoría de esa sociedad.

Si observamos la grafica del incremento de la esperanza de Vida, y en una reunión de amigos en 1913 tomando café, antes del comienzo de la primera Guerra Europea, cuando la esperanza de vida alcanzaba los 45 años y un tertuliano diera una previsión que, a finales del siglo, la esperanza de vida se duplicaría y pasaríamos a tener una esperanza de 84 años, me imagino que las carcajadas se escucharían en el exterior de establecimiento. Que unido a la pandemia de gripe del 1918, aquella previsión sería un dislate.

La esperanza de vida de los españoles se ha duplicado en apenas cuatro generaciones. Entre 1910 y 2009 la ganancia de un recién nacido ha sido de más de 40 años respecto a la expectativa que tenía su bisabuelo cuando era un bebé. Estos 40 años son el doble de la vida media de una persona hace un siglo. El avance ha sido mayor en mujeres (creció 42,6 años hasta los 84,5) que en hombres (38,8 hasta los 78,4), según un estudio que analiza las causas de este espectacular incremento hasta la primera década de este siglo.

Albert Esteve, director del centro de estudios demográficos en la universidad autónoma de Barcelon. (El ritmo de aumento anual de la expectativa de vida se mantiene constante en torno a los tres meses y medio o cuatro meses) Más allá de los años que analiza el trabajo, en la segunda década del siglo XXI “el ritmo de aumento anual [de la expectativa de vida] se mantiene constante en torno a los tres meses y medio; de forma que cada cuatro años se gana uno”.

Hay quienes defienden que el límite de la expectativa de vida humana está cercano, aunque Esteve se alinea con demógrafos como el estadounidense James Vaupel, muy conocido por sus trabajos en la materia, más optimistas respecto a la extensión de los límites de la existencia humana. “Si durante los últimos 100 años hemos conseguido vivir unos 40 años más ¿Por qué no vamos a ganar otros 40 en el próximo siglo?”, se pregunta.

El envejecimiento activo es un campo cuya meta final está en conseguir que cada persona mayor realice su potencial de bienestar a lo largo de su vida. Para ello se ha de sustituir la planificación de atención a la vejez “basada en las necesidades” que contempla a las personas mayores como objetos pasivos en otra “basada en sus derechos”. El paradigma del envejecimiento activo reconoce los derechos de las personas mayores, considerando la igualdad de oportunidades para ejercer su participación en procesos políticos, sociales y en otros aspectos de la vida comunitaria.

Todo esto es lo que aportamos en el Libro Blanco de CAUMAS, una formación a lo largo de toda la vida y que los Programas de Mayores de las Universidades Gallegas, nos permiten entran en este nuevo mundo de FORMACIÓN Y CONOCIMIENTO.

Gregorio Marañón, con 72 años, se expresaba así:

“Vivir no es solo existir sino existir y crea saber gozar y sufri y no dormir sin soñar, descansar es empezar a morir”.

*Alejandro Otero Davila es alumno del Programa de Mayores de la Universidad de Vigo, graduado Superior Sénior de los Programas de Mayores, presidente de FEGAUS y vicepresidente de CAUMAS.

(8) Comentarios

  1. Alejandro, he leído tú artículo, me ha gustado mucho y comparto por completo la idea de que una vez jubilados no somos, personas dedicadas a descansar y espera, si N que debemos seguir adquiriendo conocimientos y compartir nuestra experiencia con otros.
    Felicidades.

  2. Dejaros de rollos. Lo que tenemos que hacer los mayores es descansar, que ya estudiamos lo nuestro y ya trabajamos de sobra. Lo siento, pero no me veo yendo a clases porque el conocimiento no me va a servir para evitar lo inevitable, es decir, la muerte que vendrá cuando ella quiera no porque sea mas listo.

  3. ¡Bravo y gracias, Luis, me hiciste reír con ganas con tu ocurrente franqueza!
    Comparto y comprendo tu sinceridad .
    Te ganaste el descanso y hacés muy bien en disfrutarlo, haciendo (o dejando de hacer) lo que se te cante.
    Nunca sabrás en qué momento se cortará la luz…
    Pero al menos no negarás que sería bueno – incluso para vos mismo- que compartieras, (meritoria idea de Blanca) tu sapiencia con otros que la valorasen y quisieran aprovecharla.
    Nadie es tan pobre que no pueda regalar una sonrisa, ni tan rico que no la necesite.
    Sea cómo sea, celebro tu honestidad…y gracias de nuevo por la carcajada que me obsequiaste

  4. Alejandro Otero Davila - Responder

    Estimado/a Blanca, Javier y Luis:
    Gracias por vuestras aportaciones.
    Yo personalmente me relaciono con MAYORES de 93 años muy activos y conozco a VIEJOS de 65 años.
    En el siglo XXI una persona es MAYOR, cuando su agenda tiene proyectos y obligaciones que cumplir hoy, mañana, pasado mañana, la semana que viene, los próximos meses, el próximo año. Piensa en el futuro, utiliza las nuevas tecnologías TICs y trasmite sus conocimientos y experiencias a los demás. ES UNA PERSONA FELIZ.
    Es un VIEJO, cuando su agenda esta en blanco y solo vive pensando en el ayer.

  5. Efectivamente ! Buen articulo Alejandro. Debemos concienciarnos y trabajar todos, incluidos los organismos y poderes públicos, para anticiparnos al perfil y necesidades que tendrán los mayores en esos años 30….y luego en los 50, etc.
    este segmento de población tendrá en la sociedad, un peso cuantitativo y cualitativo enorme.
    La salud de la Sociedad depende de que acertemos.

  6. Gracias por tu predecible respuesta, estimado Alejandro.
    Te felicito y secundo. He ahí la clave de una existencia plena : ser una persona feliz. Justamente, de esa fuente proviene mi buen humor.
    (Verás que lo escribo sin necesidad de gritar. Que nadie sensato aprende ni se hace respetar a los gritos.
    Solo los inseguros emocionalmente , y los déspotas , gritan al intentar convencer )

    Y ello – lo de ser feliz, digo- puede (y suele) acontecer en cualquier edad y condición social, porque la felicidad no depende de las arenas de Cancún, ni de los canales de Venecia,o de poseer un Cartier, ni de titularme en Harvard o Salamanca. Ni siquiera depende de los demás.
    Depende solo de vós mismo.

    Por otro lado, no hay por qué intentar descalificar a nadie gritándole VIEJO, por declarar, honestamente, ser y sentirse bien siendo viejo y negándose a aprender cosas nuevas, como hace, en todo su derecho y sin hacerle mal a nadie , Luis. Viejo no es equivalente a inservible, ni joven a creativo.
    Viejo es el mundo y la sal y nos siguen alimentando a todos.
    Blanca piensa de otra manera y también es muy respetable, como lo sos vos, a pesar de los gritos…
    Nadie es más que nadie, me enseñaron por estos pagos.
    Dicho es con respeto y consideración por todos.
    Javier , de Sada
    (null)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *