Atlántico Norte

Olas que van y vienen entre Ferrol y Cariño

Entre Cariño y Ferrol hay cien playas para disfrutar del surf.

El Atlántico norte deposita su azul sobre los azules de la gran playa del surf, entre Ferrol y Cariño, para encontrarse con el Cantábrico allí, en el Cabo Ortegal, en el lugar exacto donde, del mar, emergen rocas de aguja.

Esta confluencia de mar y océano, en medio de tan espléndido paisaje, provoca una fantasía barroca que sobrevive como la gran escultura marina.

La aventura de navegar el Atlántico norte, acompañando a los barcos marineros,  es como escuchar una sinfonía de paz mientras la luz de plata penetra en el agua procurando la sal.

Desde la costa, sin embargo,  se aprecia mejor como el océano manda repetidas olas para besar con ternura la arena blanca de Doniños, canto que repite en A Frouxeira y vuelve a repetir en Pantín, y en Loira.

Mas allá de Cedeira, en la sierra, pervive el alma en el mágico lugar desde el que se contempla lo infinito de este mar, el Atlántico norte.

Frente al océano, desde lo mas alto de A Capelada, aún es posible descubrir los matices distintos de cada instante, porque son las olas de luz quienes ponen límite al tiempo.

Un Comentario

  1. Pingback: CRÓNICAS [Las cosas sencillas]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *