Ave

El ave que vuela y el ave que espera

El Miño forma un paraíso para las aves en su trayecto final

El ave que vuela encuentra la primavera renacida allá donde el Miño esmalta la tierra fértil, el lugar fulgurante donde convergen Galicia y Portugal.

El AVE que viene traza nuevos puentes para encarar mas veloz viejos horizontes.

El ave, volando, contempla desde el aire la calma y disfruta la pasión que viven río y mar cuando se entregan.

El AVE con mayúsculas, es el esperado tren veloz, en el que viajaremos por la futura modernidad a ritmo de vértigo.

Pero… Desde el aire o desde la tierra, el paisaje del sur es el mismo que el del norte.  Sobre él construimos pirámides de luz a la sombra del monte sagrado y en los espejos del río.

Del mismo río que escribe su trayecto por pequeños paraísos escondidos, allá donde sus ribeiras son tambien sacras.

Un Comentario

  1. Pingback: CRÓNICAS [Las cosas sencillas]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *