BARCOS DE ARTESANÍA

Bajo el mar de Vigo duermen viejos galeones con tesoros. A Baiona arribó la carabela “La Pinta”. En la costa gallega se hundieron cientos de goletas

La dorna, que fue herramienta de trabajo de millares de mariñeiros, sigue siendo la bandera flotante de la Ría de Arousa

Aún navegan cientos de pequeñas lanchas do xeito y de gamelas, a bordo de las que faenan miles de mariñeiros de bajura, de todos los puertos gallegos…

Los deportistas de la navegación a vela aún prefieren el casco de madera, por eso se imitan viejos galeones para los clubes náuticos…

Sin embargo, quedan en Galicia pocas carpinterías de ribeira; aunque dornas, xeiteiras, gamelas y veleros garanticen, en buena medida, su subsistencia.

Desde la administración europea se busca su continuidad, para lo que se están llevando a cabo interesantes estudios que alcanzan al resto de España, Portugal, Francia, Gran Bretaña y Noruega, los países en los que aún quedan expertos en este arte de construir embarcaciones de madera.

Porque la carpintería de ribeira es un arte y así lo puedes comprobar si nos acompañas a cualquiera de los astilleros que resisten y mantienen viva la actividad desde el siglo XIX.

Por ejemplo. Los antepasados de Pepe, Fabián y Carlos Garrido iniciaron un taller artesanal, del que han salido los galeones “Silma” y “Sanxenxo”, además  de veleros y pesqueros de todo tipo. Son la quinta generación de artesanos y se sienten especialmente orgullosos de haber construido la dorna “Meca”, la insignia de la Asociación de Amigos da Dorna de O Grove, y la dorna mas grande, la “Irmandiña”.

Este astillero de O Grove, Hijos de José Garrido, es el que más carga de trabajo tiene en Galicia actualmente, porque su catálogo es también el más amplio: lo mismo construyen un velero de regata o un pesquero, que una lancha auxiliar o una batea de mejillón.

Pero en su continuidad ha influido la recuperación de las viejas embarcaciones tradicionales, sobre todo las viejas dornas, que se pueden ver regateando en las aguas de la Ría de Arousa todos los veranos.

La recuperación de los astilleros de ribeira se considera importante porque supone la conservación del patrimonio náutico tradicional.     

La mar es la gran fuente de riqueza de Galicia, pero también un gran espejo de la cultura popular. El apoyo a estas industrias de ribeira supone, además de un proyecto de  desarrollo, un impulso al turismo de los pequeños pueblos marineros de Galicia, por lo atractivo que resulta este tipo de actividades. 

Un Comentario

  1. La dorna es una embarcación preciosa y da gusto verlas navegando por la ría de Arousa. Hay que agradecer a la asociación de Riveira su preocupación por conservarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *