Betanzos

La ciudad de los caballeros

La joya de la corona del Betanzos monumental es este conjunto de Santa María do Azougue.

A las orillas del Mendo y del Mandeo ha crecido una de las mas interesantes poblaciones medievales de Galicia: el actual Betanzos de los Caballeros que tuvo rango de capital del Antiguo Reino.

Una ciudad que Tolomeo, Casio y Orosio defienden como la antigua Brigantium romana, villa del itinerario de Antonino.

Para conocerla les recomendamos acceder en barco remontando el Mandeo por su estuario –si la marea y la embarcación lo permiten- y visitar con calma su casco histórico que se inicia en el antiguo castro celta de Untia, la actual Plaza de la Constitución.

En ella destaca la arquitectura neoclásica del edificio municipal con una torre del siglo XVI curiosamente adosada a la iglesia de Santiago.

Con elementos góticos y barrocos, el Palacio de Bendaña está al lado de la Casa Consistorial y del templo de Santiago Apóstol, un hermoso ejemplar del románico ojival gallego. Y frente a estos edificios, el Pazo de Lanzós con gran escudo y balcón tribuna.

Cumplida esta elemental visita, descenderemos hasta el conjunto monumental formado por la ojival Iglesia de Santa María do Azougue, que Fernández Pérez de Andrade mandó construir sobre otro templo románico.

Tras atravesar la Puerta de la Villa, merecerá la pena curiosear por el Parque de O Pasatempo, “museo de la arquitectura caprichosa”, producto de la emigración gallega a América…

Para perderse finalmente en la Plaza García Hermanos, conocida como O Campo; y bajo los edificios de acristaladas galerías, en busca de la tortilla mas famosa del mundo.

Y si no hay apuro paseemos los espacios de río, que el Mendo es romántico y ofrece lugares tan hermosos como el de A Roibeira.

El Mandeo, por su parte, se viste de romería cuando llega agosto. Para entonces habrá que pasar unos días de ocio en esta “Ciudad de los Caballeros”.

Uno de los rincones mágicos de Betanzos se descubre desde el río Mandeo

Un Comentario

  1. Pingback: TIERRA [La geografía vibrante]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *