BIBIANO MORÓN, AQUEL CANTAUTOR

Portada del single mítico de Bibiano Morón

Este Bibiano, es, o quizá fue, todo un personaje. De esos que, guitarra en mano, conquistaba a las náyades del jardín cantando gritos de guerra en vez de canciones de amor. Porque tiene coña, mucha coña.

Le conocí cuando era una “voz ceibe” que gritaba en mis noches de radio cuanto había que cantarle al Régimen… Dijo “abaixo a dentadura” más de mil veces y en todas ellas tuvo cien llamadas de anónimos apoyos, mientras su amigo, el ahora comisario, perdía la letra entre las notas de una guitarra mal rasgada.

Aquel día que murió Franco también vino a verme, pero de mañana, gritando por el largo pasillo de acceso a los estudios de Radio Popular,  a modo de canción ceibe…

—- Matámolo porco, Xerardo… ¡Matámolo porco!

Pero al penetrar en el hall y ver a los dos “grises” que imponían su respeto al Régimen, Bibiano Morón, añadió:

—- Téñoche que traer a proba dos chourizos, que xa sabes que a miña nai fainos moi bós.

Bibiano nunca fue conflictivo sino más bien complaciente. Mas en la democracia que en la dictadura, por eso sobrevive en la jungla del espectáculo como promotor, que ahora ya no toca más que cuando se la pones delante. La guitarra, claro.

Pero es un buen tipo, de esos con los que te ríes y a los que aprecias,  si has convivido con él; aunque él se olvide luego de convivir contigo…

Fue, e ignoro si lo es aún,  de aquel Partido Comunista romántico y vigués al que me recuerda mucho el movimiento de los Indignados. Más que nada por el acratismo reinante en la formación, sin líderes políticos, pero con muchos populares en sus filas…

Decía mi amigo Sanxúas, entonces de la UPG:

—-  Ises andan todos a foder; o que fan e só foder…

A decir verdad, pero dicha con profundo respeto, los hombres del PCG eran los más feos de aquel baile y por favor, no me hagas escribir nombres, que seguro que los recuerdas tan bien como yo…

Pero ellas… ¡Eran las nereidas de nuestros sueños eróticos! ¡Y seguro que alguna se te ha quedado escondida entre tus mejores recuerdos!

Bibiano se inició en esto de promover espectáculos cuando los cantautores pasaron de moda porque ya no había contra quien cantar….

Pero… ¿Sabes? A aquel primer local suyo le puso el “Kremlin”.

Había tomado su Palacio de Oriente y en él derrochaba tal simpatía que le crecieron amigos e ideas…

Conquistó el municipal Castrelos, primero; y fue ampliando escenarios después, hasta que coincidió conmigo en el primer proyecto Xacobeo,  cuando nació “Galicia Única” como concepto global de una Tierra que lo tiene todo. Incluso más de veintidós estilos de hacer música propia y una pléyade de gente creativa capaz de interpretarla…

—- De aquellos lodos vienen estos éxitos…

Es lo que suele decir Bibiano cuando vende la idea como propia, aunque esta no sea precisamente suya…

Luego, reconvirtió en amigos a algunos de sus poderosos enemigos. Y con esa habilidad logró ser “o rei”  de hasta cincuenta noches televisivas en el “prime time”.

Me confieso fiel lector de mi amigo Fernando Franco y por él supe lo último de Bibiano. Creo que tiene un restaurante,  donde la especialidad es arroz con bogavante. (A él, en cuestión de papancia, tampoco le preocupan los pareados).

Al parecer, en la planta superior hay bellas huríes que juegan al billar con los efebos…

Bibiano Morón tendrá que pagar ahora el renovado impuesto de Patrimonio, de lo que me alegro mucho. Porque, creo que sigue siendo comunista, pero nada tonto…


(3) Comentarios

Responder a Fernando Casas Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *