Boborás

El encanto del pasado

Detalle de la Iglesia de Astureses.

Los valles  se ponen brillos de plata y los ríos se acuestan cansados sobre la alfombra verde del paisaje de Boborás, donde los caminos se organizan en un entorno de viñedos que trepan por las laderas procurando el sol.

Cuando el tiempo cálido nos  permite la postal se serenan los ríos, Arenteiro y Avia, porque han vuelto las aves para mirarse en sus aguas, mientras mil rayos de sol radiante bailan sobre los campos próximos.

La primavera es aquí la luz que borra la espesura de la niebla para encender la fantasía del paisaje. Y nos ayuda a alcanzar el fulgurante lugar donde descubrimos el encanto del pasado.

Un Comentario

  1. Pingback: TIERRA [La geografía vibrante]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *