Campobecerros

El retorno a la vida misma

Campobecerros es un pueblo de postal

Las cumbres de Manzaneda, San Mamede o Queixa imponen desde su altitud los límites del macizo central ourensano. El frondoso Parque do Invernadeiro desciende desde estas cumbres hasta Campobecerros.

Este pueblo es puerta de entrada a este espacio natural protegido, que vive encaramado a mas de mil metros de altitud provocando todo un universo natural.

El Parque do Invernadeiro es el retorno a la vida misma, en donde solo se escucha la melodía del silencio para que podamos sentir el murmullo del agua y la sinfonía de la libertad animal.

Campobecerros creció con la construcción del ferrocarril Zamora-Ourense, en la que trabajaron mas de cuatro mil carrileros y dinamiteros a partir de 1928 y durante treinta años, lo que tardó en inaugurarse la obra.

Antes del ferrocarril, los habitantes de Campobecerros eran carboeiros; fabricaban el carbón quemando las turbas o turbeiras, las raíces de toxos e xestas, que abundaba entonces el monte bajo. Así me lo contó Nonila, a sus noventa años,  la primera vez que fuí al Invernadoiro, aunque JUANCA, en PARTICIPAR, me aclara que se utilizaban los torgos, que eran las raíces de las uces o brezo.

Supongo que Nonila -ojalá tenga ciento y pico años y aún viva- es mujer recordada en Campobecerros a donde he ido a grabar dos veces y por puro placer otras dos.

En la actualidad,  todo cambió.

El turismo aprecia no solo el paisaje sino también la gastronomía, la carne de vitela y el cabrito son exquisitos. Y los servicios hosteleros que hay en el mismo pueblo de Campobecerros son excelentes alojamientos rurales.

El Parque Natural, la belleza del paisaje, la caza y la pesca, los senderos que nos descubren la libertad del espacio perfecto; y la amable hospitalidad de las gentes que habitan y trabajan estas tierras, suponen sobrados alicientes para visitar esta parroquia de Castrelo do Val, uno de los ayuntamientos encuadrados en la comarca de Monterrei.

Por cierto. Campobecerros es el pueblo donde nació mi amigo Fran, que viste a la moda a la gente elegante de Vigo.

Un Comentario

  1. Pingback: TIERRA [La geografía vibrante]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *