CAÑITA BRAVA, MAS LISTO QUE EL HAMBRE

—- En Galicia somos enxebres, Cañita, muy enxebres. Sin embargo España es muy cañí…

—- Pero yo me pregunto porque nadie critica en mi tierra a Chiquito de la Calzada y a mí me llaman tonto…

—- ¿Te has parado a pensar en que los “tontos de este pueblo” siempre fueron los más listos del país y los que tenían más salidas “laborales”?

—-  Mira, oyes… ¡Yo trabajo mas fuera de Galicia que en Galicia!

—-  Pero si tú mismo lo dices siempre; en la tele, en la última película, en las entrevistas….  Sí, aquello de “chámalle burro o cabalo”…

Me pregunto qué será de Cañita Brava porque es de mi quinta, ya anda por los setenta y seis.

Nunca fue profeta en su tierra aunque a los coruñeses del Orzán, donde sigue tomando alguna cervecita de cuando en vez, les hizo mucha gracia aquella noche en la que Chicho Ibañez Serrador le descubrió como “animal” televisivo, que a Chicho siempre le ponían este tipo de personajes.

“Cañita Brava” de nombre “artístico” es en realidad Manuel González Savín, posee el mismo cuerpo que descargaba “lo que fuera” en los muelles del puerto de A Coruña, una etapa de su vida que ni él mismo quiere recordar bien, porque ahora se siente artista aunque un poco más viejo…

—- Lo mío es componer con humor. Yo soy compositor y showman…

—- ¡Y cualquiera te tose después del éxito que tuviste en “Torrente 4”!

—- Sí, estuvo bien la película. Yo espero que Santiago Segura siga contando conmigo porque el cine me gusta mucho…

Lo de “Cañita Brava” le llegó en TVE a ritmo de merengue, con la canción que le hizo famoso en toda España. Ahora, por su “universo” del popular barrio coruñés de Os Castros, ya es Cañita, simplemente Cañita.

Claro que detrás de este hombre, bajo de estatura pero de corazón grande, hay un sinfín de historias de esas que sufres con él, aunque luego te haga reír con ese decir que tiene y esa manera de contar las cosas.

Sufrió la muerte de su compañera hace 20 años, en aquel puñetero accidente de tráfico, aunque ahora se consuela…

—- Oye, mira, no te pases… No es mi novia. ¿Vale? Es solo una “amiga” que no saldrá conmigo en la foto hasta que yo vea que las cosas van bien…

—- ¡Chámalle burro o cabalo! -digo yo.

Porque verás. Este hombre, además, tuvo que cambiar de representante porque el que tenía, ni caso…

—-  Mira, el que tengo ahora es de Cantabria y vamos tirando, vamos tirando…

—-  ¿Pero la gente se ríe de ti o contigo, Cañita?

—-  Oye, a mi me da igual… ¡El caso es que paguen bien los bolos!

Los bolos fueron cayendo al mismo tiempo que sus intervenciones en la tele. Porque –te digo yo- los “animales televisivos” suelen tener caducidad y luego son muchos los que caen en el olvido.

Cañita no pasó aún el mal trago del cierre de TeleVoz, porque se sentía la estrella del canal coruñés.

Si os hablo hoy de Cañita Brava es porque me parece todo un personaje único y más inteligente de lo que algunos se creen. Porque hace falta serlo para dejar el puerto por la pequeña pantalla aunque te digan, oyes, mira, que haces el ridículo…

Recuerdo cuando le conocí, en los camerinos del Estudio 1 de Prado del Rey.

Cañita Brava estaba concentrado en aquella su primera actuación de su vida y salió más airoso de lo que todos los profesionales vaticinábamos. Hubo quien dijo…

—- Este Chicho como juega con los tontos…

Pero ya ves lo tonto que era Cañita que aquel año firmó más de un ciento de actuaciones, en todas partes de la península…

Porque la gente se ríe con él, no de él. Y es un tipo que te cae bien a la primera porque su carga de humanidad es tan grande como aquellas enormes cajas de pescado del puerto coruñés del principio

Cañita Brava ya forma parte del universo de los personajes típicos del país y yo creo que todo quisque, en Os Castros, entiende ya su filosofía de vida y esa forma de “hacer el parvo”…

—- ¡Está tan bien hecha que hasta le pagan por hacerla!

—- Yo canto e improviso. Ese es el secreto de mi éxito…

Aunque Cañita sigue soñando con la tele y con el cine. Y con Santiago Segura

—-  Oye, mira, Santiago está pensando en hacer una serie para la tele y otra película, la quinta de Torrente. Dice que me va a dar más papeles…

Salvo en la segunda de la saga que firma Segura, Cañita Brava sale en todas. En la última es el héroe que salva al protagonista. Y eso le entusiasma…

—-   Lo mío es cantar y en la primavera habrá nuevo disco…

Me parece que fue ayer cuando Chicho Ibañez Serrador dio luz verde a aquel “Semáforo”. Desde entonces soy miembro de su club de fans…

(3) Comentarios

  1. Este país lo que tiene es buen corazón. A mi Cañita Brava me arranca una sonrisa y una lágrima, porque aunque tenga gracia también tiene ese punto que le dice «profesional» como si fuera el tonto del pueblo. No le veo yo tan listo… ni tan parvo, claro. Pero supongo que es mejor hacerse el tonto que descargar sacos en el puerto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *