Carnota

Mitos nadando sobre las olas en la playa abierta

El Atlántico verdiazul posa sus mitos en la playa abierta de Carnota.

Hay un mar entre dos montes míticos y muchos mitos nadando entre sus olas.

Este mar es un océano, el Atlántico, que llega y se va, tras esculpir estatuas de piedra salada en los acantilados y después de enviar su música de olas a la playa interminable, abierta a los buscadores de paz de cada verano.

El monte Louro es de geológico interés por su origen en el pleistoceno, hace dos millones de años.

El monte Pindo es el olimpo celta de la leyenda que nos conduce por entre guerreros pétreos hasta imaginarias fortalezas que vigilan el fin del mundo.

Desde uno y otro mirador se contemplan las furiosas montañas de espuma que saltan sobre la roca y las olas que se deshacen en la serenidad de la playa, buscando la fúlgida luz del mediodía de junio.

Entre el Louro y el Pindo está la laguna de los nenúfares donde se bañan las ninfas. La playa abierta donde la villa de la calma cosecha su belleza. El puerto de la vida de la estirpe marinera. Y el horizonte mas azul…

Sobre él escribe el crepúsculo el final de la tarde…

Estamos en la costa de Carnota, la Playa Abierta de todos los veranos…

Un Comentario

  1. Pingback: TIERRA [La geografía vibrante]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *