Cervo

Antiguo puerto ballenero

Cervo y San Cibrao comparten industria y mar.

Al norte, el Cantábrico magnificó su arte esculpiendo las rocas de bellos acantilados. Si conversamos con el tiempo pasado, tal vez veamos la Irlanda celta tras el horizonte infinito.

Pese a compartir protagonismo industrial con Xove, Cervo tiene vocación marinera; y es en San Cibrao en donde hallamos la información precisa acerca de la historia marítima de este ayuntamiento de la Mariña de Lugo.

Un museo resalta aquí la importancia que tuvieron en Cervo los oficios tradicionales relacionados con la pesca, las balleneras o las fábricas de salazón.

A pocos kilómetros está Sargadelos, una de las mas prestigiosas fabricas de cerámica europeas y un centro de estudios artísticos que sirve de punto de encuentro de la diversidad cultural, cada verano.

Si recorremos el Paseo de los Enamorados conoceremos el emporio de la antigua Real Fábrica, con el pazo residencial y la casa de la Administración, que son edificios con historia.

El mirador de Cervo es el Pan da Vella,  que pinta verdes entre cumbres suaves y valles profundos, a lo largo de un territorio organizado por dos ríos, el Xunco y el Cobo.

Ambos, nos invitan a seguir su trayecto, pero es el Cobo quien nos devuelve a la costa, en las proximidades de Lieiro,  tras 18 kilómetros de belleza inigualable.

Un Comentario

  1. Pingback: TIERRA [La geografía vibrante]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *