Chacín

El vagabundo discurrir del agua

En medio de la Devesa, la fervenza rompe la calma de este espacio.

La aventura transcurre en el paisaje de agua donde el río Xallas se hace mar, tras caminar por los viejos senderos de nuestra historia.

Pero, si en Mazaricos seguimos el vagabundo discurrir del agua, descubriremos en Chacín la frontera humilde pero hermosa, que separa el bosque mágico de los prados cercanos al hogar nativo.

Este territorio  nos deslumbra con el color fascinante de la Galicia más natural, la que pinta el paisaje de verde sobre verde, desde la cumbre hasta el valle, donde un río pequeño organiza el territorio de la vieja aldea.

De ella emanan aún los recuerdos de mil ausentes, por el perfil pétreo del hórreo antiguo, entre las ruinas de la vieja casa que nos permite revivir aquella huida.

Un Comentario

  1. Pingback: TIERRA [La geografía vibrante]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *