COMPOSTELA, CIUDAD UNIVERSAL

Compostela, aquel Campus Stellae del viejo Códice, se ha soñado a sí misma para convertirse en leyenda. Por eso encontró refugio en el arte de su piedra monumental, la catedralicia, que es su más universal paisaje urbano.
Desde la hermosa Catedral crecieron torres buscando el perfil del viento en el cielo, al mismo tiempo que la luz descubría la memoria barroca de su fachada.
Las torres son el horizonte perseguido por la universalidad peregrina, que solo hallará el éxtasis en la petrificada plaza del Obradoiro.
Pero el granítico paisaje, se extiende por todas las plazas y calles del viejo Santiago, por donde transita la diversidad cultural del mundo.
Incluso de noche cuando la luz del hombre ilumina furtivas siluetas que huyen de la lluvia en busca de la luna, bajo soportales, también pétreos.
El paisaje de piedra es el secreto de la más pura perfección urbana de la ciudad universal.

La Catedral

Compostela es también una venerable anciana monumental, que sobrevive al paso del tiempo y esconde poderes detrás de los muros del viejo convento.

Habita tras ellos gente contemplativa que ha preferido la aventura mística, en la más profunda soledad,  para perseguir el cósmico placer de hallarse más cerca de lo divino que de lo humano.

Aquí están, aún,  las criaturas de Dios que fueron hechas a su imagen y semejanza, para hacer mas divina esta ciudad apostólica y gallega.

Detrás de la estética de los muros conventuales hay una experiencia religiosa de tal belleza interior  que es capaz de despertar nuestra espiritualidad laica.

A Quintana dos Mortos

Pero esta ciudad de Santiago es universal porque tiene una razón de ser. Las peregrinaciones desde la vieja Europa, fueron el motivo de esta Compostela del siglo XXI convertida desde el décimo, en “eje de la cristiandad”.

Las crónicas calixtinas así lo indican, aunque el  peregrinaje alcanza su apogeo a partir del año 1.179, fecha en la que la Iglesia instituye el Año Santo.

El Jubileo cristiano se celebra desde entonces cada vez que el día 25 de Julio cae en domingo.

Las peregrinaciones, desde la alta edad media, fueron labrando todos los caminos que llegan hasta la Catedral

Aquellos son los mismos senderos xacobeos de la modernidad.

En realidad son siete rutas reconocidas en las que coinciden actualmente la materia y el espíritu, porque suponen –además de un hecho espiritual- un encuentro con la naturaleza y el arte.

Caminando por ellas,  veremos como la piedra tiene alma y la arquitectura es la forma del espíritu.

Las monumentales iglesias y el arte que nos encontramos en los caminos son, entonces, los símbolos de la Fé.

Pero los peregrinos atraviesan paisajes repletos de magia, de naturaleza viva. De historia y de leyendas. De cultura…

Por eso los Caminos de Santiago despiertan aún el interés de los que buscan lo esotérico, lo legendario, la alquimia…

Lo mismo que, hace mil años cristianos, despertaron el interés de masones y monjes templarios.

Las peregrinaciones son el hecho que ha convertido a Compostela en eje de la cristiandad. Como Jerusalén y Roma

Peregrina a Compostela

Pero… traspasemos la imaginaria muralla que tuvo la ciudad medieval,  para contemplar cómo esta Compostela del nuevo milenio, se transforma.

He aquí la urbe procreada por La Modernidad:

Es universitaria, culta y divertida…

Pese a la verticalidad, la nueva arquitectura crece también granítica…

La joven música suena sinfónica…

El arte ha desterrado la negra sombra y encuentra más luz y fuerza en la geometría del museo moderno…

Un multi-jardín verdea el paisaje…

Pasean gentes mañana, tarde y noche con dulce y calmado ritmo.

Y en las madrugadas, antes de que se apague la luz del hombre, renacen los volcánicos sueños de viejo café, al compás de un piano.

Ciudad de la Cultura de Galicia

Un Comentario

  1. Pingback: TIERRA [La geografía vibrante]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *