MINISTRO… ¿POR QUÉ NO SE CALLA?

LA SUPERVIVENCIA DE LA ESPECIE

 

               Estaba yo en mi nube, contemplando cómo caía ese orvallo fino que moja la Tierra pero no la inunda, cuando aparece un Ángel, de esos que odian al Opus Dei, y me dice:

               —- ¿Te has enterado de lo del ministro?

               —- ¿De qué ministro?

               —- Jorge Fernández Díaz, el ministro español de Interior, ese que es del Opus…

               —- ¿Qué le pasa ahora?

               —- Ha dicho que con “las uniones entre personas del mismo sexo la pervivencia de la especie no está garantizada”.

              El ángel que lo es, no es otro que mi amigo Josele,  homosexual que anda buscando novio como loco, porque estaba enamorado de un dirigente “guapísssssimo” del PP y se le casó con otro.

              La mitad del Partido Popular puso a parir a este bocazas que ya nos tiene acostumbrados a declaraciones de este calibre, porque se empeña en hablar de lo que nadie le pregunta; debe de ser porque se siente un “militante radical” de esos que quieren imponer su doctrina, sea a costa de quien sea.

              El político incendió la Red y lo que menos le llamaron fue ministro. Su homofobia ha sido denunciada en el Congreso como “un ataque a la dignidad de un matrimonio totalmente legal y que debe de ser respetado”…

              Josele está que mata…

              —- ¿Sabes cuantos habitantes tiene el Planeta?

              —- Unos seis mil millones… ¿No?

              —- No, esos éramos en el siglo pasado. Ahora somos siete mil.

              —- ¿Y…?

               —- Pues que fue en la última década cuando más homosexuales salimos del armario… ¡Será túzaro! Con la especie acabará la Iglesia que no deja que los curas se casen…

               Con la especie, digo yo, acabará algún día el ser humano, el gran depredador del siglo XXI. Lo hará con sus guerras “inteligentes”, sus conflictos mortales, sus bombas experimentales, con alimentos manipulados, con sus abusos de poder, con los desahucios, con el puto paro, con el hambre en el Tercer Mundo en el que ya nos incluyen algunos medios internacionales…

              …Y con los constantes ataques de los “salvadores de la Patria” a los marginales, cometiendo fechorías o pronunciando palabras que se derivan del sentimiento nazi más puro.

               —- ¿Y el ministro no dijo lo mismo de los solteros?

               —- No, ni de los heterosexuales, que no tienen hijos porque estamos en crisis y cuestan un montón…

               —-  ¿Y los curas no amenazan la especie, tú?

               —-  No todos, algunos procrearon de manera ilegal…

              Cuando Josele se va, reflexiono…

                No todas las opiniones son respetables, ministro, la suya no lo es… ¿Por qué no se calla?

 

.

(31) Comentarios

  1. A lo peor resulta que el ministro, al margen de ser un perfecto opusino, toca ese tema de la homosexualidad porque lo lleva dentro de esa alma farisea.

  2. Todos istes opusinos son uns pusilánimes os que non hai que facerlle tanto caso, que é o que pretenden eles para estar sempre nos medios de comunicación.

  3. Soy homosexual y no me siento para nada representado por un señor que cuando habla solo dice memeces. Gracias por vuestra defensa del colectivo gay.

  4. Ise home é un animal por moi ministro que sexa… ¡O falar non ten cancelas! Menos mal que sempre hai alguén disposto a taparlle a boca, coma vos neste artigo.

  5. Mi solidaridad ante todo el colectivo de Gays y Lesbianas contra este bocazas, que seguramente arrastra una juventud de reprimido.

  6. Los del Opus siguen las órdenes a rajatabla y esta secta ha emprendido ya hace mucho tiempo una guerra contra los homosexuales y lesbianas. Además, como el gobierno es de la misma comunión en su mayor parte, nadie le para los piés.

  7. Me parece muy buena idea la de Carlos Viejo de mandarle una carta directa a su secretaria. A ver si así se entera de la que armó.

  8. A mi me parece que opiniones como esta dejan entrever que en España aún quedan ciertas prácticas franquistas. ¿O no os acordáis de la persecución que sufrimos los gays?

  9. ¿Pero cómo puede decir esas cosas un ministro de un gobierno en el que tiene algún colega gay? ¡Que mire a su alrededor y que tire luego la primera piedra bíblica!

  10. Maria Jesus Fernández - Responder

    Bueno. Y digo yo. ¿Por qué en vez de llamarle “matrimonio” no le llaman otra cosa, porque eso es lo que los tiene cabreados…

  11. Un ministro que va contra sus propias leyes, porque ha jurado la Constitución y cumplir las leyes del Estado, no merece ninguna consideración… ¡Que se meta cura!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *