CULTURA Y TURISMO CON ALBERTO BARCIELA

Participé directamente en la organización de los tres primeros Xacobeos de la era moderna, sin duda los más difíciles de la historia por lo que supuso de novedad: una apuesta política por el turismo de calidad, respetuoso con la naturaleza y con el patrimonio, pero también festivo y extensible a todo el país. Porque los Caminos de Santiago no se limitan a una oferta mística; también nos invitan a una gran aventura por la geografía vibrante de Galicia, desde las cumbres milagrosas hasta el Fin de la Tierra, allá donde el Sol se sumerge en el mar para que la Luna nos anuncie la noche.

Los tres primeros Xacobeos fueron un éxito que tiene difícil repetición porque todo buen trabajo es cuestión no solo de las buenas ideas sino de los equipos que las ponen en marcha.

En el que está preparando la próxima cita festiva Xacobea no reconozco a ninguno de aquellos que consiguió reunir el conselleiro Pérez Varela, jóvenes con experiencia y expertos en el tema turístico. Supongo que será por esa manía que tienen algunos políticos –aunque pertenezcan al mismo partido- de apartar de su gestión a quienes solo utilizan su profesionalidad en el trabajo y prescinden de los halagos fáciles, tan presentes en el variopinto mundo de los actuales poderosos.

Precisaba hacer esta introducción para hablarte de Alberto Barciela, uno de los hombres clave de aquellos xacobeos, periodista especializado en Turismo que demuestra sus conocimientos en “Gente Viajera”, de Onda Cero, e incluso en esta nuestra modesta publicación digital, entre otros medios. Actualmente es miembro de la Mesa del Turismo de España y de la Unión Iberoamericana de Profesionales del Turismo (UPIM) y acaba de participar, invitado por la Secretaría de Estado de Turismo en el grupo de trabajo “Cultura y Turismo”.

En este grupo, junto a Barciela, estaban ilustres personalidades del mundo turístico internacional como una representación de la Secretaría de Estado de Turismo, del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, el Gerente de Ciudades Patrimonio, y representantes de las Universidades de Gerona, Sevilla, la UNED, TIDES Gran Canaria y Miguel Hernández, así como la Jefa de Acción Cultural del Gobierno de Navarra.

Entre manos se traían estos especialistas una reflexión sobre los retos y fortalezas del turismo cultural. Se trataba de generar un diálogo abierto sobre los posibles modelos y sus características, las tendencias sociales que podrían impactar en ese ámbito económico y las dinámicas y perfiles profesionales implicados. Es decir, un amplio debate sobre cómo apoyar el desarrollo de un modelo de turismo sostenible culturalmente y cómo diseñar estrategias que fortalezcan la relación entre ambos sectores.

No quiero daros la vara, pero sí reflejar algunas de las propuestas que hizo en este importante foro Alberto Barciela, quien precisamente  trasladó su experiencia en la creación del Xacobeo, entonces como Director de Comunicación de la Presidencia y de la Xunta de Galicia y en la Ciudad de la Cultura de Santiago de Compostela.

En opinión del comunicador gallego, el sector ha de concienciar a la sociedad sobre la importancia del Turismo, cultural o no, en la generación de riqueza y empleo, y con ello sobre su contribución al pago de servicios públicos esenciales como la Sanidad o la Educación.

Barciela incidió en la necesidad de elaborar un gran Plan Estratégico del Turismo en España, que contemple la sostenibilidad como uno de sus ejes esenciales. Además propuso que el sector sea gestionado desde las Administraciones Públicas por profesionales que puedan asegurar estabilidad a los planes de actuación, gobierne quien gobierne, y la necesidad de promocionar de manera coordinada y eficaz la promoción interior y exterior, a lo que deberían contribuir muy especialmente TurEspaña, Marca España, el Instituto Cervantes, ICEX (España Exportaciones e Inversiones), FITUR, RTVE, EFE,  y otras entidades y organismos nacionales e internacionales, públicos y privados, incluidos grandes grupos hoteleros, líneas aéreas, empresas del IBEX, asociaciones turísticas, confederaciones empresariales y sindicales, incluso Museos, deportistas y equipos de fútbol, actores vinculados a nuestro país y a su proyección exterior, españoles residentes en otros países.

Entre otras medidas adicionales, Alberto Barciela propuso:

—-  Promover y ejemplarizar a las ciudades y pueblos sostenibles e inteligentes, y aquellos inclusivos, seguros y sostenibles, y que con ello favorezcan la calidad de vida de las comunidades locales.

—- Afrontar una mayor adaptación a las posibilidades del mundo digital y crear herramientas específicas sobre todo aquello que implique sostenibilidad.

—- Fomentar la digitalización de servicios y su adecuación a las nuevas posibilidades del mundo tecnológico buscando la no discriminación entre zonas de playa e interior, urbanas o rurales.

—- Fomentar el emprendimiento en zonas rurales

—- Controlar los flujos turísticos generales y particulares.

—- Considerar la creación de una gran plataforma de promoción y venta ordenada -permitirá el control del número de visitantes a cada lugar- a escala internacional, acorde con la importancia del peso turístico español.

—- Impulsar la renovación de destinos maduros en base a criterios de sostenibilidad.

—- Evolucionar el sector turístico como un ámbito de igualdad, ejemplar en la incorporación de la mujer. Hay que avanzar en el acceso de las mujeres a puestos de responsabilidad y trabajar en la igualdad salarial entre géneros.

—- Asegurar la formación permanente de los profesionales turísticos.

—- Velar por la aplicación de la Responsabilidad Social Corporativa en las empresas turísticas.    

—-  Implicarse en la preservación de los valores culturales idiosincráticos, tangibles o intangibles, de cada lugar.

—-  Recuperar y restaurar monumentos y/o lugares de interés cultural

—-  Preservar los ecosistemas naturales de las zonas turísticas

—-  Fomentar la producción y el consumo responsables. Por ejemplo, del agua.

—- Ampliar los elementos de gestión sostenible de las cadenas de suministro, particularmente en relación a la evaluación, formación, y contratación de suministradores

—-  Exigir la calidad y trazabilidad de los productos utilizados en la industria turística y su reaprovechamiento. Fomentar el consumo de productos naturales y de temporada.

—-  Cuidar al extremo el tratamiento y el reciclado de residuos, el saneamiento.

—-  Garantizar el acceso a energía asequible, segura, limpia y sostenible.

—-  Garantizar la accesibilidad a personas con discapacidad. Eliminar barreras físicas y actitudinales.

—-  Adoptar medidas para combatir el cambio climático.

—-  Utilizar transportes basados en energías limpias.

—- Conseguir mayores recursos de la UE, para complementar los estatales, autonómicos, provinciales y municipales, fundamentalmente en cuanto atañe a los puntos anteriores, y significativamente los tendentes a la implantación de medidas efectivas de sostenibilidad y de concienciación de empresas, viajeros y turistas.

Me parece a mí que Alberto Barciela está actualmente muy desaprovechado por esta administración gallega de la que formó parte como figura clave, de ahí que haya querido dedicarle hoy esta crónica. Contar lo que hace actualmente esta nuestra gente de bien forma parte de nuestras obligaciones periodísticas y aunque me consta que él está encantado con su experiencia actual, creo que Galicia no está en condiciones de despreciar experiencias contrastadas.

(6) Comentarios

  1. Felicidades a Barciela. Supoño que esto que fai agora endemais de escriber -cousa que fai moi ben-, é o que lle gusta. Desde logo paréceme un home valioso e así o demostrou nos tempos de Fraga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *