DOS POEMAS PARA TÍ

“PAISAJE”

Por Gloria Gayoso

El árbol en el agua se ha posado

desbordando la hoja despeinada,

al viento su ramaje enamorado

del aire, del azul, y de la oleada.

El verde verdeaba su figura

sobre el paisaje calmo embellecido

por la luz, que infiltrada en la espesura

brindaba su frescor ajeno al ruido.

Mirando la esperanza entrelazada

en trama vegetal tejida al viento,

mi alma descansaba ensimismada.

Y en este estado puro bien persiste,

dando lugar a la emoción que siento

ante el cuadro de vida que me asiste.

“MUJER”

Por Carlos Penelas

La bella mujer que murmura su fábula secreta.
La bella mujer que duerme en la nostalgia.
La mujer del bretel violeta mirando la quilla del barco.
La que insinúa el fervor del insomnio.
La bella uniendo el universo en la plegaria.
La que se hunde en dimensiones invisibles.
(La mujer que transita las calles del otoño.)
Esta mujer alimenta fatalidad y dolor.
La mujer que nombra el recogimiento.
Discurre la amada vestigios entre parvas de heno.
La hembra regresa en la inocencia y el abismo.
Bella, flotante, de apretadas nubes.
(La abandonada que brinda el gozo y el aliento.)
Su cabellera mueve los velos de la noche.
La que musita cimbrante y desvaría.
El hada del follaje celeste.
La mujer con su lengua distante, sin memoria.
La princesa, la dueña, la reina del hogar.
La mujer que hunde el vacío y el corazón.
La amante desnudándose en un hotel de Praga.
La que devora el instinto y el pudor.
La celta que evoca las gaitas y los templos.
La amante vuela en mi, desatada y ansiosa.
La que aletea palabras en poemas.
(La mujer que brota en una luz transparente.)
La mujer que ama como una madre invisible.
La mujer suave y comprensiva como una hermana.
La humedecida de semen, de olvido, de palmeras.
La humedecida de temor sobre llanadas rojas.
La bella mujer inseparable de la bondad.
La adolescente salvaje que imagina a Piranesi.
La insurrecta de plazas y guerrillas.
La que beben mis ojos en los bares.
La bastarda, la desconocida, la inconclusa.
La bella mujer que irrumpe en las fuentes marinas.
(La mujer de los muelles y las dársenas.)
La bella sobre el caballo blanco
entre las hojas, el ramo y el aire de la rosa.
La libertaria sin dioses, sin patrias, sin marido.



(Gloria Gayoso y Carlos Penelas tienen, además de la genialidad de los buenos poetas, dos cosas en común: ambos son gallegos y residentes en Buenos Aires).

(2) Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *