EL AVE QUE NO VUELA

Mi suegro, Julio López Miralles, fue piloto de aquellos valientes que se negaron a bombardear las ciudades de España. Por ello el Régimen los tachó  de rojos; a algunos los fusiló y a otros los metió media vida en la cárcel, tras consejo de guerra sumarísimo.

Cuando tras la prisión militar recuperó la vida, contaba una anécdota referente al discurso que Franco pronunció el día que culminaba la construcción del primer aeroplano español. Por lo visto dijo algo así…

 “Españoles… Nuestros enemigos dicen que el “Halcotán” no vuela… Pero tampoco la gallina vuela y es el ave más grande de la creación…”

—- Pero la gallina, por lo menos pone huevos y el “Halcotán” ni eso. ¡Mira que era burro! –remachaba mi suegro como epílogo.

Esta semana me acordé del discurso de marras porque un comentarista de radio que no conseguí identificar habló del ave que viene… con mucho retraso; dicen que estarán terminadas todas las vías como muy pronto en el año 2022. El tertuliano comentaba:

—- El AVE que llegará a Galicia no “volará”. Tendremos un tren de “velocidad alta” pero no el de “Alta Velocidad”.

Lo mismo dijo Fraga en uno de los discursos sobre la modernización del ferrocarril cuando fue investido presidente de la Xunta por primera vez, en el 1.990. Y creo recordar que el actual alcalde de Vigo y ex ministro de Transportes, Abel Caballero, ya hablaba en el 1985 de “ese tren “parecido” al francés”.

Fraga solo pudo inaugurar el tramo de vía Órdenes-Sigüeiro pero Caballero fue testigo de la llegada a Vigo de esa máquina-oruga, bautizada como “Miñoca”, que construyó el túnel entre As Maceiras y la ciudad olívica; y algunos ya viajamos en el famoso Alvia –por la tragedia de Angrois- entre Santiago y Ourense.

A Caballero le falta inaugurar la flamante estación diseñada por el famoso arquitecto Thom Mayne, porque los de casa no valían para proyectar la que será…

—-   La mayor estación del AVE español, incluso por encima de la de Málaga.

Yo creo que los gallegos estamos tan cansados todos con esto del AVE que ya nos da igual que no vuele y solo vaya por los raíles, como todos los trenes; e incluso nos importa un bledo cuando terminen las obras.

Lo que nos interesa es que, cuando llegue, si es que llega de una vez, lo haga en hora y con los suficientes sistemas de seguridad que eviten tragedias como aquella que aún no olvidamos.

Un Comentario

  1. Si en vez de trenes de alta velocidad se preocuparan de buenas conexiones ferroviarias autonómicas la mayoría de los gallegos lo agradeceríamos mucho mas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *