EL CONTROL DE LA MENTE

Por Miguel Correa

Automóvil y conductor son dos, máquina y manipulador son dos, ordenador y el que procesa los datos, son dos. Siendo nosotros la máquina más compleja jamás creada, con fuente de alimentación, motor central y ordenador de a bordo, es lógico pensar que alguien está dentro manipulando los mandos, tal vez el creador de la máquina está encerrado dentro de ella y como todos los seres humanos somos diferentes es lógico pensar que habrá tantos creadores como seres humanos moviéndose por los caminos del mundo.

Si mente y cuerpo es uno, ya que lo que percibe uno afecta al otro, pertenecen ambos a lo que es humano, humus, de la tierra. Si mi cuerpo-mente me pide alcohol, tabaco o café, que son sustancias que crean adicción  y por lo tanto entran por el cuerpo afectando a la mente y yo digo no, ¿Quién es el que dice no?¿La conciencia? Entonces la conciencia es un ente diferenciado de mi cuerpo-mente y se convierte en el conductor del vehículo.

La conciencia se sirve de la voluntad que es la encargada de que las órdenes de la conciencia se cumplan. Cuerpo-mente y conciencia son dos entes diferenciados, no están hechos de la misma sustancia.

Cuando los cuerpos vuelvan a la tierra como los coches al cementerio ¿es posible que la conciencia que es la conductora del vehículo humano abandone el mismo cuando el cuerpo muere? El conductor (conciencia) se limitaría a cambiar de vehículo.

El observador y la mente son dos. Mi cuerpo-mente y yo somos dos. Entonces la mente no es nuestra dueña, es nuestra servidora.

Debemos mirar hacia nuestro interior para darnos cuenta de este hecho. Si contemplamos nuestros pensamientos desde la distancia del observador descubriremos que la mente es como un coche que no frena.

¿Cómo parar la mente’? ¿Cómo frenar los pensamientos que queremos descartar para que no continúen perturbando nuestro descanso? La solución es llevar la mente al momento actual ¿Qué problema tengo en este momento? ¿Qué es lo que no me permite descansar ahora?

La mente siempre tiene miedo a lo desconocido y la vida es una aventura diaria. ¿Qué es el pasado? Un registro de la mente de lo que pasó ahora. ¿Qué es el futuro? Una ilusión de la mente de lo que pasará ahora. ¿Qué es el presente? Un río de agua pasando momento a momento, si presente se entiende como que está la presencia, se puede aceptar, como tiempo no existe.

Entonces pasado, futuro y presente no existen, todo se reduce a este momento, el ahora es todo lo que hay. Si estamos viviendo conscientemente el momento actual, podemos detener la mente. La mente solo puede estar en un sitio al mismo tiempo. Podremos curar todas las locuras y quimeras de la gente si les hacemos vivir conscientemente momento a momento. La mente solo puede estar en un pensamiento en cada momento. El mejor momento es este momento.

Miguel Correa

(4) Comentarios

  1. Alejandro Otero Davila - Responder

    Miguel, como me haces pensar, el mejor momento de mi vida es en este mismo momento que he terminado le leer tu reflexión.
    Un abrazo.
    Alejandro.

  2. Pues yo pienso que estamos todos muy malitos en un país como este que se vuelve loco con un virus, que pone en sus escaños a políticos tan poco valiosos y que traga lo que le echen los señores que quieren mantenernos entretenidos con parvadas para que no pensemos en lo realmente importante, es decir, en como nos han destrozado la vida los sinvergüenzas que ocuparon La Zarzuela y la Moncloa. Si no fuera por ellos nuestras mentes libres dejarían de estar controladas por los demás y entonces serían válidas estas teorías.

Responder a miguel correa Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *