EL HOMBRE TÉTRICO

El hombre tétrico se ha vuelto optimista; le ha dicho su psicóloga alemana que ha de transmitir optimismo si quiere solucionar este embrollo laboral en el que está sumido país.

De modo que va, puerta por puerta, con todas las teuves detrás, cantando las excelencias de un régimen de restricciones, de corruptos, de parados por millones, de gente que son diablos, de ricos con más avaricia cada día, de emprendedores que nada emprenden, de reyes delincuentes por los pasillos de palacio, de cárceles llenas de gente que roba en los supermercados… y celdas vacías que esperan a los que roban desde el poder.

Pero las cuentas no salen y el trabajo no es trabajo, que tiene caducidad y el salario es miseria.  

El hombre que quiere ser optimista sigue siendo tétrico y se desespera porque nadie le cree… Por lo visto Doc le prestó su máquina del tiempo y retrocedió un siglo en el Espacio…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *