EL PORTUGAL AMIGO

Este puente sobre el Miño es el símbolo de la fraternidad

Pocos  han sido los comentaristas de Galicia que han dedicado espacios de ánimo al Portugal vecino y amigo,  en sus días más difíciles, estos de futuro incierto que está viviendo.

Y debieran hacerlo. Porque somos muchos miles los gallegos que miramos hacia el pueblo luso tras la definitiva claudicación de su premier, Sócrates, que pese al nombre, por no tener ni tiene filosofía política que justifique el estado paupérrimo de su economía.

O al menos, eso se desprende del rechazo de los suyos a sus cuatro programas contra la recesión, en el momento en el que se habían acallado las voces que pedían la intervención comunitaria, al igual que en Grecia o en Irlanda.

Portugal sufre la peor crisis económica de su historia y eso nos afecta a quienes vivimos en esta norteña esquina atlántica ibérica. Galicia va a notar profundamente el desastre portugués, porque son muchos los intereses económicos que nos unen, a uno y a otro lado del Miño.

Como consecuencia de la rotundidad con la que la “Asambleia” negó su apoyo al primer ministro,  los rumores se convirtieron en noticia y pocos expertos dudan ya que la Unión Europea no acuda al rescate, acto económico que los profanos en la materia hemos descubierto como el peor escenario para dominar una crisis.

Permitidme que hoy pida para Portugal la ayuda exterior que precisa para recuperar la dimensión perdida, ya que afecta a los intereses comerciales e industriales de una amplia eurorregión configurada por Minho y Galicia.

La preocupación por la crisis portuguesa se ve agravada entre nosotros, al margen de la macroeconomía, por la gran cantidad de actividades que nos son comunes, a uno y a otro lado de la hoy imaginaria frontera, trazada sobre el valle de Monterrei, la reserva común del Xurés y el tramo final del Miño.

Actividades que, para abundar en razones,  no solo se refieren a los intereses económicos, sino también a los sociales y culturales.

.

(9) Comentarios

  1. Querido amigo Xerardo :
    A estas alturas de tu excelente web, solo pueden reiterarse los iniciales parabens que un día aquí dejé. Cada semana, más interesante. Lo malo es que… a quienes no tenemos tiempo, nos quita horas de sueño… pero es un relax dar una vuelta por aquí semanalmente.
    Dicho lo que antecede -como diría el añorado político de la Transición-, comparto tu llamamiento a la solidaridad con Portugal. Aunque, también, doy razón a quien me antecede en el comentario… andamos -también en Galiza- francamente mal.
    Conozco el tema de Portugal de ayer, de hoy… son muchos años de mi vida, de perfil claramente vocacionado hacia lo que Portugal ha sido, es y representa. Para mi mucho, sin duda; un fuerte sentimiento nunca decaído en el tiempo. Y me duele mucho ver que de dos a tres años para aquí, los portugueses emigran de nuevo, a miles, con la maleta hacia Europa y… ahora de nuevo hacia ¡Angola!. El país está mal. Pero se veía venir… Este sociolisto que han echado materialmente a patadas políticas de esa Presidencia del Gobierno (Primeiro Ministro) que ostentaba… es un sujeto que mintió descaradamente a los portugueses. Para llegar al poder, les dijo que bajaría los impuestos en cuanto mandase. No lo hizo. Hizo lo contrario un montón de veces… Hasta que el país reventó al unísono: desde la derecha tradicional del CDS hasta el nostálgico comunismo del PCP. El sujeto -al menos hasta hace pocos días- admitía presentarse de nuevo a las elecciones…
    ¡Claro que lo de Portugal duele!. ¡Y mucho!. Y nos afecta enormemente, mucho más de lo que piensan muchos gallegos que siguen ignorando la verdadera realidad del país hermano, en pleno siglo XXI (es muy triste comprobar cómo -en general- los portugueses saben y son informados mucho más de España, de lo que los españoles y gallegos conocemos y nos informan de Portugal…). Somos excepción unos cuantos -entre los que, en justicia, te incluyo-.
    Para mi -entre otras cosas, a modo de ejemplo- es un orgullo ser socio del Sporting Clube de Braga y acudir allí -ahora más que nunca- a ver fútbol desde los años ochenta del siglo pasado… Me ha dado tiempo de sobra para ver y saber cómo ha evolucionado Portugal en los últimos 30 años… Y por eso es muy doloroso, después de su progreso, asistir ahora a este caos que el sociolisto Sócrates se ha encargado de llevar a extremos impensables desde su permanente osadía política y su caradura. Si a ello unimos un centro-derecha que -hasta hora- tiraba piedras contra el propio tejado… el panorama resultó ser de ¡apaga y vámonos!. Y eso es lo que hay. Que no es poco…
    Si Dios me da salud y trabajo, yo sí seguiré estando, cada vez que pueda, en militancia activa con mis hermanos portugueses. – EUGENIO EIROA

  2. Hai moita xente de Galiza en Portugal, en negocios do viño, do moble, da maquinaria agrícola, etc. A todos nos vai afectar isa crise, Xerardo.

  3. Traballo na banca e non sei quen raios nos meteu neste berenxenal. Antes no Baixo Miño dicíamos… «Menos mal que ainda nos queda Portugal». Boeno, pois agora nin iso… ¿Cando vai acabar todo isto?

  4. Totalmente dacordo tanto con Xerardo como con Eiroa. A verdade que é unha delicia atopar nunha mesma web os dous xornalistas que fixeron historia na radio de Vigo, na que eu recordo que se daba entrada a xente de Portugal. Lémbrome de unha canción de Fausto que Xerardo poñía moito pola noite que dicía… «Esí se fas Portugal…¡Uns van ben e outros mal!» Gracias os dous por estar cos nosos irmaus portugueses…

  5. …Y digo yo… ¿Por qué no vuelven a la radio de Vigo Xerardo y Eiroa? ¡Son los dos mejores profesionales que pasaron por las emisoras de Vigo! Hoy solo se escuchan las voces de sus amos…

Responder a MANU Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *