EL PUEBLO OPINA

Te doy un consejo: deja de seguir las tertulias de radio y tv y detén tu atención en las cartas al director de los periódicos, en los comentarios de los medios digitales y en las redes sociales. Eso podría ser suficiente, pero, si tu tiempo te lo permite, que debiera, date una vuelta por la alameda, conversa con gente en la terraza del bar maltratado o escucha a esa tarjeta de memoria que es tu peluquero, en cuyo sillón se sientan a diario unas cuantas personas.

¿Qué de que voy? De opiniones sabias, sin malear, sentidas, meditadas, con  experiencia y aún encima gratis. En ellas hallarás, sacando el trigo de la paja, la verdadera causa de este caos que nos rodea… donde el ministro dice que todo va bien mientras el que sale a su lado opina que hay que ir con cautela, que aún nos queda por ver no sé qué luz en no sé qué túnel…

—- Serán las bombillas de bajo consumo que pusieron ahora en los túneles de RENFE.

—- Serán…

Lo que yo he notado en esos foros, en los modernos y en los tradicionales, es que las opiniones difieren bastante de los periodistas con ideología de pago; de los políticos y sus portavoces; incluso de los jueces, pero sobre todo de los economistas y banqueros que anteponen a la salud los euros.  

Resumo para ti  lo que me han dicho y se dice… en la lejanía de la Moncloa, del Congreso, del Consejo del Poder Judicial; más allá de los consejos de administración de los bancos y de ese  pasillo “laaaaargo” que conduce al despacho principal de palacio…

Así lo cuentan…

—- ¿Y tú qué opinas de la luz del túnel?

—- Por mí que el tren ese vaya vacío, hombre, que vaya vacío. RENFE no cubre las necesidades de la periferia de las ciudades de Galicia y nos vende la moto de un tren de alta velocidad que se “esnafra”…

—- Ya, ya…

Le entra la “señora”…

—- ¡Vaya país! Los corruptos salen a la calle, como el Rato ese… ¿Pero qué Derecho aplica la Justicia española?

—- Pues peor es cuando los absuelve el Tribunal de Estrasburgo…

—- Yo me cuestiono Europa…

—- Y yo el euro…

—- Eso, eso…  con el euro nos cayeron encima todos los males.

Interviene el peluquero que ya cerró el kiosco…

—- Con la peseta todos vivíamos mejor… Ahora hay más pobreza que nunca.

—- Es cierto. Yo en la postguerra no vi tanto banco de alimentos ni tanto comedor de caridad.

Me apetece meter baza e interrumpo…

—- Perdón, ¿Quieren ustedes decir que con Franco vivían mejor?

—- Hombre a tanto no llegamos, pero hay algunos políticos que se le parecen mucho.

En esto llega uno que viene del cajero automático de la nueva sucursal del nuevo banco, todo cabreado…

—- No solo no me dio mi dinero sino que aún encima se me tragó la tarjeta… Estoy que muerdo. Mañana por la mañana me van a oír.

—- Es que invierten tu dinero en deuda pública y no tienen liquidez…

El recién llegado sube el tono para que lo escuche toda la terraza…

—- Cago en tal. A mí los banqueros que no me estafen más, ¡Eh! Que con lo de las preferentes ya me j… bastante. ¡Son unos h… de p…!

—- Y aún encima mi chaval con dos carreras, tres idiomas y un ciento de masters emigró a Londres, como yo cuando tenía su edad.

—- Esta Democracia nos lleva a la ruina…

—- La Democracia no, los que gobiernan…

—- Es decir, los banqueros…

—- O sea que no hay justicia.

—- ¿Pues sabéis una cosa? Que yo me bajo del AVE…. ¡No votaré a ninguno de estos y me haré republicano, que el rey tiene también mucho mangante a su lado!

—- Yo me voy del país…

—- Y yo…

—- Y yo…

—- Y yo… 

Son las sinceras opiniones de cuatro ciudadanos y una ciudadana de Ames, A Coruña, Galicia…

—– Y somos españoles, que conste. Que nosotros no queremos la independencia ni coñas marineras.

De lo que dijeron los cuatro, no he quitado ni puesto ni una sola coma.

Si fuera Sánchez o Casado me preocuparía mucho, porque a lo mejor  “vuelve a sonreír la primavera que por cielo, tierra y mar se espera”, la misma que algunos cantaron de niños aunque presuman de demócratas en el parlamento comunitario, en el español y en el gallego…

Es que pueden volver esos que dicen:

—- Hay demasiados parlamentos, fuera las autonomías.

Un Comentario

  1. Cuan sabio es este pueblo. Si fuera lo mismo a la hora de votar que la de opinar seguro que la situación no sería la misma en muchos aspectos de esta sociedad nuestra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *