EL SECTOR TEXTIL GANA Y LOS TALLERES CIERRAN

 

LA MODA DE LA EXPLOTACIÓN

 

Modelos de Jorge Matteos...

             Esta semana ya lo dicen claramente las estadísticas: el sector textil crece mientras los pequeños talleres se extinguen.

              Esto es, los modistos gallegos –esos tan famosos y tan ricos- fabrican la mayoría de su ropa en los países donde la mano de obra es infinitamente más barata –rayando el salario de esclavo-  y la venden en todo el mundo a precios de oro, consiguiendo pingües beneficios.

              Por el contrario, esos mismos modistos “cerraron” ya casi todos los pequeños talleres que, diseminados por el rural de Galicia, “cosían” para sus respectivas marcas. En algunos casos y en esta mala época que nos ha tocado vivir, esos pequeños talleres de costura eran el único medio de vida familiar

             Esta moda tiene poco de gallega en este siglo XXI y desde luego nada de solidaria. Como mucho, conserva el diseño de esa jovencita que destacó en “Tesoira” a la que la gran marca fichó por dos duros,  para absorberle toda su creatividad como hacen los animales chupópteros.

             Y no hay derecho, ¿Sabes? Porque el invento de la Moda Gallega fue primero político. Es decir, el sector creció a golpe de subvención, de gastar dinero en pasarelas inútiles para que la señora del conselleiro presidiese un desfile y el/la modist@ se sintiese halagad@ porque era profeta en su tierra.

             Para que nadie piense esta vez en Inditex –que también es de los que paga el euro a cincuenta céntimos- voy a centrarme en mi provincia, en Ourense, y en los datos de esta semana: el sector textil ourensano ocupa el sexto lugar de España en exportaciones con un total de 87 millones de euros, dato del año 12 facilitado por su propia asociación empresarial.

             Por el contrario, los pequeños talleres textiles –que ya venían sufriendo las “rebajas” de las grandes fábricas para las que trabajaban antes de la crisis- fueron cerrando todos o casi todos.

             Estos pequeños negocios fueron los que realmente ayudaron a crecer en las dos últimas décadas del siglo veinte a un sector básico en la industria gallega. Pero, a finales de los años 90, los grandes diseñadores iniciaron el proceso de lo que llaman ellos “deslocalización de la producción” y esos talleres humildes en los que trabajaban mujeres aún más humildes de sol a luna,  fueron cerrando hasta el punto de que no se bien si quedará alguno abierto.

             Esto es capitalismo puro y duro nacido de la subvención pública para que el listo de turno ingrese en la lista Forbes y el ambicioso cierre la empresa porque “ya soy mayor para estas cosas”, después de haberse forrado.

            Dice Vitalino Falivena, que fue presidente de la Asociación de Pequeños Talleres, que…

              —- La administración se lavó las manos, ya que los programas de apoyo que ofrecían a nuestros talleres no eran más que humo; era imposible para las pequeñas empresas reunir todas las condiciones mastodónticas que pedían…

            Otro ejemplo de que los ricos no tienen porque llorar…

(28) Comentarios

  1. HAY UN HECHO AÚN MAS GRAVE; EN GALICIA HAY TALLERES CLANDESTINOS DE CHINOS QUE HAN DESBANCADO A LAS MODISTAS DE TODA LA VIDA POR PRECIO. LO DE LA MODA ES TERRIBLE PORQUE RAYA EN EL TRÁFICO DE ESCLAVOS.

  2. Hubo un tiempo en que trabajé en uno de esos talleres del rural para Zara. El sueldo era miserable y no levantaba la vista de las prendas de ocho a ocho con solo una hora para comer. Era un buen complemento, sin embargo, para los precarios ingresos de mis padres, porque trabajábamos mi madre y yo. Un buen día, la patrona, nos dijo que no tenía más encargos, que tenía que cerrar. Y veintidós familias se quedaron sin al menos 400 vitales euros al mes, que en nuestro caso eran 800…
    La vida dio muchas vueltas desde entonces y logré abrir una tienda franquicia de la competencia en Vigo…

  3. El éxito de la moda gallega se debe a la publicidad que hizo la Xunta en su día y a lo que la promocionó fuera, utilizando el dinero de todos. Ahora lo que no hay derecho es que se lleve el trabajo a los países orientales. Es una vergüenza.

  4. En aquellos talleres lo que hacían era explotarte. Lo sé por una prima que los sufrió. Pero al menos era trabajo, porque ahora mi prima está en el paro.

  5. Si los nuestros llevan el trabajo al extranjero… ¡Que nos queda! Parece que el paro va a seguir aumentando y estos que mandan ya no saben ni que hacer, solo obedecer a la señora Merkel… De vergüenza. Estamos perdidos.

  6. Realmente es una indecencia empresarial contra el sector social más débil. Conforme existen los delitos de evasión de capitales… ¿No se pueden hacer leyes que impidan semejantes abusos?

  7. Los empresarios de moda gallega son unos golfos. Se han hecho ricos y quieren ser mucho mas ricos a costa de negar aquí el trabajo que les dio la vida cuando no eran nadie.

  8. ¡Pues que se vayan para China! Yo no critico a la persona que busca su negocio en el extranjero, lo que si me parece mal es que viva aquí a costa de los de allá. Porque es cierto aquello de “trabajan como chinos”. Mucho y a poco a precio.

  9. El sextor textil tiene que buscar su beneficio y si lo encuentra reduciendo costes de personal pues no podemos criticar a sus directivos…

  10. Por Dios, Fátima… ¿Cómo puedes justificar la destrucción de puestos de trabajo por parte de señores y señoras que son multimillonarios en un momento tan crítico del país? Lo que había era que freirlos a impuestos para que se vayan y renovar el sector en base a gente joven, que la hay. De ella se aprovechan estos canallas. Porque no son otra cosa aquellos que atacan al sector mas débil de la sociedad.

  11. Hombre yo supongo que los modistos mas humildes fabrican aquí como siempre… Me refiero a Verino, Florentino, Adolfo Dominguez…

  12. Fernando, aquí se habla de los más importantes que son aquellos que tenían un tejido industrial en el rural de Galicia que no les costaba un duro, porque las máquinas y los locales fueron inversiones de cooperativas o pequeñas empresarias locales, montados a base de créditos. Y ahora estos golfos se llevan afuera la producción y arruinan a las familias de aquí.

  13. Sí, pero teniendo beneficios, Mucha, nunca nadie en este país dejó en la calle a sus empleados cosa que está ocurriendo no solo en el sector de la moda, sino en casi todos los sectores productores. Hay muy pocas empresas que no hayan hecho ajustes de plantilla, aprovechando la nueva Reforma Laboral Rajoy. Esa que qué te dan cuatro duros por año trabajado y te ponen en la puta calle.

  14. A mí me parece que todo esto es producto de esta vorágine social de “mercados”, “bolsas”, “bancos”… Lo financiero huele todo a podrido y está contagiando la “maldad” a todos… ¡Como Dios no pare esta guerra ya veremos en que acaba!

  15. Yo solo sé que una amiga mía montó hace poco un taller de costura para Zara en Boqueixón y ahora tiene que comérselo enterito, créditos incluidos.

  16. Luz María… Supongo que tu amiga tendrá los patronos… Bueno, que los cambie un poco y los venda directamente en su propio local… Eso es lo que propongo yo para todas: que si son las que cosen se alíen con los diseñadores jóvenes y que vendan ellos mismos la ropa… ¿Vale?

  17. Luna Iglesias Caamiña - Responder

    No es una mala idea, Avelina. Seguro que en Argentina encontrarían tiendas de sobra que vendieran esa ropa porque yo sé que es fantástica. De todas formas, ánimo desde Buenos Aires.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *