EL SEÑOR QUE ESTÁ UN PASO POR DETRÁS

Por Eduardo Sotillos

Ese señor que sale siempre en las fotos, un paso o una fila por detrás de quien está haciendo declaraciones a la prensa, con una sonrisa tan discreta como su traje o su corbata, es la persona que mejor conoce la carta de marear para pemanecer siempre a salvo de cualquier tormenta. Quizás no te fijas en él, pero en tu retina queda impresa su imagen.

Nació para ser superviviente, con una gran sabiduría para no hacer sombra ni inquietar a sus superiores. Nunca se equivoca del bando que va a ser ganador. No maneja el hacha salvo cuando está seguro de que todos sabremos que lo hace como signo de obediencia ciega. Es eficaz y muy prudente.

Tuvo sus minutos de gloria, literalmente unos minutos, pero no los añora. Es como un funcionario, un ujier, que ve pasar sin inmutarse a los sucesivos ocupantes del poder. Lo suyo es no perderse jamás el tiro de la cámara. Estar ahí, con su discreto traje y su corbata.

Es como los maceros que salen siempre en las solemnes sesiones del Congreso. Pero sin la fastuosidad de esos ropajes. Algunos pensarán que es un mediocre. Están equivocados. En el teatrillo nacional es un genio.

Si tienes alguna duda sobre lo que va a pasar, fíjate en la persona a la que cubre las espaldas en la foto… ¡Ay de aquel al que ya no acompañe!

(2) Comentarios

  1. Ese señor… ¿Es el que asoma la cabeza por encima del hombro de Sánchez en la foto? Es que yo siempre lo veo en la misma posición y por lo visto manda mucho, compañero.

  2. Al señor de atrás siempre se le ve muy sonriente digo yo que será porque domina los hilos de la política desde un segundo plano o a lo peor es el navajero. Desde luego a él siempre lo veo en la foto desde hace mucho tiempo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *