EN BUSCA DE LA LÍRICA PERDIDA

Es sábado y aquí todo el mundo piensa en fútbol porque, está visto, la Lírica tiene poco futuro en un país que solo cree en los números, en los beneficios que puede obtener cada individuo, quiero decir para sí mismos. Ahora la gente se pasa las horas muertas pensando en cómo ganar más euros para meterse en el mogollón de la sociedad de consumo y aparentar que la vida le va bien.

Se compran trajes de marca porque son más caros y van a por el mejor coche que pueden pagar para decirle al vecino que se rozan con los ricos. La política no les importa porque creen, los muy ilusos, que no va con ellos; y ni siquiera leen publicaciones serias, que se desinforman por la tele. Además, su nueva cultura se basa en lo que dice su “guasa-p” y en las opiniones de los grandes hermanos, esos que nadan en sus propios excrementos y aún encima lo retransmiten.

Así las cosas, tampoco este fin de semana iré a misa. Quiero volver a sentir la poesía del alma, esa que comienza con un toque de campanas y sigue a las orillas del Sar, diciéndole adiós al río que se va en busca del Ulla, para alejarse de los vicios urbanos y de la masa…

—- ¿Pero dónde está la masa?

¡Esta tarde se fue al campo de fútbol, como cuando aún vivía don Vicente Risco!

Así que, esta vez te invito a seguir los senderos organizados del valle que procuran la poesía y la leyenda en el paisaje de Bastavales, parroquia del municipio de Brión, con 24 aldeas y 1400 habitantes. Es la más famosa, sin embargo, de todas las parroquias de A Mahía.  Se lo debe a Rosalía de Castro y a sus Cantares Gallegos, que hicieron repicar con fuerza poética las campanas de la iglesia de San Xulián.

Situémonos, ahora que entramos en la Semana de la Mujer, en el lugar donde vivió la gallega más universal antes de descubrir otros mundos cercanos. 

“…Cando de lonxe vos oio,

penso que por mín chamades

e das entrañas me doio.”

Rosalía de Castro  solía escuchar las campanas de Bastavales desde la pequeña aldea de Soigresa, hoy uno de los lugares que ven aumentada su población, debido a nuevas urbanizaciones que hicieron crecer el área  periférica de Santiago, especialmente esta de A Mahía. 

Los templos de Bastavales viven estos días, con intensidad, la expresividad cromática del final del invierno, mezcla de “raioliñas” de sol entre cielos grises, sombras de niebla y persistente lluvia.

Y digo los templos porque en San Xiao de Bastavales no repican las campanas de la poesía, pero sí los restos románicos de una iglesia que, aunque reconstruida en el siglo XVII, es muy anterior a la de San Xulián.

Aunque las auténticas “Campanas de Bastavales”, claro, son las de San Xulián… Un templo construido en el 1768, de cruz latina y una sola nave, con varios retablos con cierto valor artístico y magníficas imágenes de diferentes épocas.

“…Solo media me deixaron

os que de aló me trouxeron,

os que de aló me roubaron.”

Y  es San Xulián de Bastavales un bellísimo conjunto monumental, formado también por la barroca capilla del Carmen y el atrio, al que llaman el Balcón de A Mahía. La capilla fue costeada “por el cura y 83 habaneros devotos de la Virgen y amantes de la niñez”, según reza en artístico monolito de principios del siglo XX.

Dicen que la iglesia mira cara a occidente para así entroncarse en la leyenda xacobea.  Algunos ven desde aquí, desde la puerta principal,  las torres catedralicias de Compostela e imaginarios peregrinos bebiendo en las también poéticas orillas del Sar.

Lo cierto es que, desde este lugar se alcanza toda la belleza del Valle y cuenta una leyenda que muy cerca, en la aldea de Beca, vivió la Reina Lupa de la tradición xacobea. Por eso se llama Castro Lupar a los restos de la antigua capital de la galaica tribu de los Amaeos.

“…Que os amores xa fuxiron,

as soedades viñeron,

de pena me consumiron…”

Pero el presente de Bastavales aún nos permite el asombro, sobre todo cuando el campanero actual repica las campanas, para que bailen al compás de la muiñeira, cuando se celebra la anual romería.

Hay un bar próximo desde dónde nos llegó a Manuel y a mí, hace un instante, la palabra que sustituyó al abracadabra, los fines de semana… ¡Goooooool!

Así que nos volvemos a casa.

(29) Comentarios

  1. No me extraña que lugar tan bello inspirase versos tan hermosos a Rosalía. Nos hace falta mucha poesía en este tiempo tan crispado.

  2. Hoy precisamente se necesita mas que nunca la poesía de carácter reivindicativo porque estamos retrociendo en derechos y en todo.

  3. La poesía ayuda a comprender la belleza del alma pero el cuerpo necesita alimentarse, vestirse, transportarse… Sin ánimo de imitar a nadie, estos también son malos tiempos para la lírica.

  4. Es un placer leeros y como tratáis los temas: al egoísmo anteponéis la poesía. Bien hecho. Si todos hiciéramos lo mismo mejor le iría a la humanidad.

  5. Me alegra que al menos en esta publicación encuentre personas interesadas por cosas serias y no por las chorradas que se leen por ahí. Hoy es un buen día para dejar un verso en el aire, así que animaros los poetas.

  6. Amigo Txiqui: Un verso es el bálsamo que puede curar una herida tan profunda como la que precisa esta sociedad de consumo. Estoy de acuerdo con la opinión y con la descripción de este trabajo que, a mí al menos, me devuelve la esperanza.

  7. Me alegro de que aún queden en el mundo personas sensibles capaces de leer a Rosalía de Castro. Lejos de lloros lo que nos transmiten sus versos es una visión reivindicativa de una sociedad cuyos habitantes aún siguen pensando en que la mujer ya alcanzó la igualdad. Si buscáis en la biografía de Rosalía romanticismo no lo encontraréis, para eso está Becquer. Sus versos son lamentos de mujer que sufre. Me alegra este recuerdo en un día tan significativo como el de hoy.

  8. Aún habrá que escribir muchos versos y canciones que nos inviten a celebrar muchos “ochos de marzo”. Yo espero que la lucha por la igualdad continúe después de tal día como hoy y vayamos consiguiendo esos pequeños logros, día a día, con nuestra propia actitud.

  9. La poesía es el espejo de la belleza. No hay mejor don para la mujer o el hombre que el que se le concede a los poetas, la capacidad de hilvanar las palabras para contar pequeñas historias de nuestra realidad.

  10. Yo encontré la lírica esta tarde, leyéndoos. Si hermosa me resulta la poesía de Rosalía no menos lo son los paisajes que la inspiraron.

  11. Una semana más me tengo que descubrir ante ti, maestro, ya no solo por lo bien que escribes, sino por como expones el tema y como lo ligas al paisaje. Un abrazo desde Madrid.

  12. Poesía pura es esto que escribís vós, además de poseer esa magia de lo gallego escondida entre los versos dedicados al paisaje rosaliano.

  13. Rosalía de Castro es otro ejemplo de víctima del machismo que tuvo que superar en su época, sobre todo durante su estancia en Madrid, cuando los intelectuales y escritores de la época rechazaban sus magníficos poemas porque una mujer era su autora.

  14. Felicidades por la web y por lo bien que expresas los sentimientos. Los gallegos somos gente sensible que amamos a Rosalía y por ella a esas campanas de Bastavales.

  15. Alejandro Domínguez - Responder

    Deliciosa narración que me transporta a mis días en Santiago. Llevo siete años en Munich por cuestiones de trabajo y tengo mucha morriña a pesar de que voy tres veces al año.

  16. Soy de Brión aunque vivo actualmente en Argentina. Que sepáis que esta web me hace mucha compañía y la leo con mucha frecuencia.

  17. Rosa María Canedo. No sé de donde sacas esa historia machista sobre Rosalía pero de lo que estoy seguro es de que, si eso hubiera ocurrido, Manuel Murguía no lo hubiera consentido. La prueba la tienes en que Rosalía está considerada poeta universal y pocos gallegos alcanzaron esa gloria.

  18. Como víchedes a xornada mundial de onte foi un grande éxito de todalas mulleres que reclamamos a igualdade de xénero, así que a ver si nos tomades mais en consideración.

  19. De Bastavales era mi abuelo y siempre me contaba cosas bonitas del pueblo y de la romería que se celebra allí. Debe ser muy hermoso. Saludos desde Cochabamba, Chile.

  20. Soy futbolista, apasionada de la Selección Argentina y del Barcelona. El futbol es un deporte sano que debieras defender también como espectáculo porque crea muchos empleos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *