“ETIAM PECCATA” (Fragmento) – Por Celsa Barja

Fracasa la vertical del frío en su conjunción con la niebla, la melena mustia de una vegetación pasiva mecida por la inercia, los pasos cansados sobre las estructuras de siempre y hasta siempre… Fracasa la esperanza de asfalto que bajo el sol se cuartea, el susurro artificial en susurro de voz neutra, las miradas aparcadas en un arcén al que nadie llega, hasta los abrazos en su parking soslayado de barreras…

Pero vence la humedad que condensa la flor y llaman deseo, cuando la mariposa gris es capaz del vuelo sin sentencias, cuando el labio busca en el labio el anticipo de lo que no necesita promesas…

Vence la mano que templa el grito íntimo de los adentros, el arco que expresa la huella del sollozo oscuro del estampido, el dolor (tibio, trémulo, blanco) con su protoplasma removiendo y penetrando los abismos inmemoriales de la almendra ígnea…

Vence, siempre vence, la bisectriz del gemido en la templada guarida donde se consuma el orgasmo…

Derrócame… Amo ese instante en que parece faltar el aire para respirar y las rodillas tiemblan, sin dar un paso…

.

(5) Comentarios

  1. ¡Que bien escribes, Celsa! Me encanta esa manera de contar las cosas sencillas. como esta pasión que se desata al igual que un sujetador…

  2. Excelentes los matices literarios. Poesía pura en un relato pasional, divertido, erótico y magnífico… Me gustan el texto y la ilustración, muy insinuante. Gracias a Celsa Barja, gran poeta ourensana de la que me leído su libro de un solo sorbo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *