FELIPE JUAN FROILÁN DE MARICHALAR Y BORBÓN

DICEN SUS AMIGOS: “A FROILÁN LO PROVOCAN”

Y a pesar de todo, de mi herencia de principios republicanos, te digo que Froilán me resulta simpático. El joven no comulga mucho con las obligaciones que conlleva pertenecer a la Casa Real, pero cuando se trata de defender al tío o al resto de la familia, salta.

Ahora dicen que es un gran estudiante, pero Felipe Juan Froilán de Marichalar y de Borbón es muy reconocible en su carácter que le hace salir poco en las publicaciones de papel cuché y mucho más en la prensa generalista  por algunos de sus actos. Aunque en ningún caso dejan de ser los normales de un muchachote que sabe divertirse y que además tiene poderío.

Por ejemplo, el fin de semana pasado decidió darse un garbeo por Marbella para matar el tiempo en compañía de unos colegas. Había visto al abuelo, que anda un poco chungo con su maldita rodilla y se dijo…

—- Hay que abrirse, que en Madrid todas son penas.

El chico ya había tenido que soportar algunas bromas por la noche, en la disco, por lo de su abuela con Letizia. Así que mejor pasar el finde entre rusas y alemanitas en la Costa del Sol.  Y allá se fueron. Se lo pasaron pipa, como siempre, que por algo son jóvenes y tienen que darle rienda suelta al cuerpo y al alma.

Lo malo fue cuando tomaron el AVE de vuelta a la capital. Froilán iba de sport y llevaba gorra, podría pasar desapercibido a pesar de su popularidad… pero decidió ir a la cafetería y allí se encontró con cuatro miembros del Partido Comunista y ya se sabe que eso marca mucho.

Sobre todo en estos tiempos, en los que la memoria histórica ni se acuerda de que el PC fue una formación muy importante en la Postguerra y en la Transición. Es más, nadie se enteró de que hubo un comité central el domingo para cambiar al secretario general.

Como te decía, los rojos estos de ahora son mucho más republicanos que los de antes, que había que ver a Santiago Carrillo echándole el humo de sus cigarrillos al mismísimo rey Juan Carlos.

Así que al ver a Froilán cambiaron la conversación…

—- Oye… ¿Visteis la pelea que tuvieron esas dos hijas de puta?

—- ¿Quiénes?

—- La Leti y su suegra.

—- ¡Que dos tontas!

Froilán soportó el cachondeo republicano pero los insultos a su abuela y a la mujer de su tío no. Y se dirigió a los comunistas, según sus amigos, “en plan educado y sin desmadrarse”.

Sin embargo, la versión que dio en un programa de televisión uno de los susodichos, que para mayor gloria suya es secretario general del PC de Andalucía y se llama Ernesto Alba, es al revés…

—- El hijo de la Infanta Elena nos llamó hijos de puta y nos dijo que le dábamos asco.

Lo dijo en “Espejo Público” y eso indignó a Froilán porque, según él, solo trató de frenar los insultos a su familia…

—- Les pidió un poco de respeto.

Es lo que dijeron sus amigos, que le llaman Felipe, como al tío… Uno de ellos aclaró:

—-Está continuamente recibiendo provocaciones allá por donde va. Es un ser humano y es comprensible que actúe así cuando están metiéndose con su familia. No perdió los papeles.

Por lo que cuenta el colega a Froilán le están buscando las cosquillas constantemente y es normal que se revuelva. El único problema que tiene es que él representa a una institución muy importante y todo trasciende.

—- Cualquiera en su lugar habríamos actuado de la misma forma. Es cierto que a veces ha cometido errores pero no se le puede criminalizar por este asunto.

Pues no.

Los errores del pasado nada tienen que ver con este lío que más bien parece provocado por políticos con ansias de pantalla. Ernesto Alba –al que estoy encantado de conocer- ya tuvo su minuto de gloria en televisión y no te extrañe que lo haya buscado de esta manera. Porque cuando se comanda a un partido que lo fue todo y ahora no es nada… hay que encontrar alguna fórmula para que hablen de él.

Yo sigo siendo republicano, pero respeto mucho a las personas y Froilán, a sus 19 años, aún está superando algunas de las pruebas que la vida le puso por el mero hecho de haber nacido en el seno de una familia real. Me fío de sus amigos por como lo estiman, porque ahí está la verdadera condición de la buena gente. Ya sabes, a los amigos los eliges y la familia es la que te toca.

Froilán tuvo que lidiar, además de con Ernesto Alba, con otros tres dirigentes comunistas: Remedios Ramos, edil de Málaga; el portavoz de IU en el mismo ayuntamiento, Eduardo Zorrilla; y la ex edil Antonia Morillas. Entre los cuatro se encargaron de propagar el incidente en las redes sociales con muchos vivas a la República…

Puede que este asunto se quede en cosa de cuatro resabiados.  

          

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *