FERROL: LA CIUDAD, LA RÍA Y EL MAR.

En el Instituto aquel del Posío, en el Ourense de mis quince o quizá dieciséis, comencé a interesarme por Ferrol. La culpa la tuvo Andrea, primer pupitre de la fila al otro lado del pasillo. Era una muchacha linda, dicharachera y simpática, además de una enamorada del mar. De su mar, ese Atlántico que baña la costa desde el Cabo Prior hasta el Cabo Ortegal, creando hermosas playas para surfistas y bañistas o rompiendo su furia contra un sinfín de acantilados de los que emergen multiformes rocas de belleza inacabada.

Andrea siempre hablaba del mar…

—- Es que tú no conoces Doniños, ni Valdoviño, ni Pantin…

—- No, nunca me llevaron. Mis padres prefieren Sanxenxo, Cangas o Playa América. Conozco las rías de Pontevedra y Vigo y también el mar de A Lanzada.

—- Nada que ver con el mar de Ferrol. Ni siquiera con su ría inexpugnable, de ahí que nuestro puerto haya sido el más importante del Departamento Marítimo.

Todos los días, Andrea, tenía palabras de amor para su Ferrol natal y para sus paisajes de ría y costa. Hasta tal punto que cuando fui por primera vez… me resultaba todo conocido; incluso me parecían historias las leyendas de la ciudad sumergida en la lagoa de Doniños o la del Mar de los Muertos que ubicaba frente al faro de A Frouxeira.

La ría, el mar y la ciudad… te enamoran. Te cuento.

Ferrol nació pueblo pequeño y marinero en su primer puerto de As Curuxeiras.  Llegó a la adolescencia por la ribera de su ría, mar apacible e inexpugnable. En la mili, le pusieron galones de ciudad departamental. Creció entonces como puerto militar estratégico y como una gran fábrica de barcos para la guerra.

Pero la “bella época” ferrolana, su inolvidable y romántico modernismo, su maravillosa esbeltez urbana, se inicia con el regreso de los indianos de América, a quienes debemos las casas encantadas y los principales cimientos de la actual cultura.

Aquella “bella época” sucedió cuando, en la Plaza de Armas destacaban los vistosos uniformes militares y en la de Amboage, la elegancia de las damas de una sociedad civil muy ilustrada.

Entre ambas plazas se desarrolló  el Barrio de la Magadalena, ejemplo de belleza arquitectónica, y de racional y simétrica creatividad urbanística.

En esa “bella época” se levantaron maravillosas casas encantadas, muchas de ellas con el estilo colonial típico de las mansiones construidas por aquellos que regresaban de América enriquecidos. Ferrol era entonces el paraíso soñado por muchos ricos y burgueses, que querían participar en aquella etapa de la Ilustración.

El Palacete de los Antón, realizado por el arquitecto Ucha Piñeiro, que parece haber nacido como el escenario de un cuento de hadas; la Casa da Maleta y la Casa Minerva son el prototipo de las mansiones de los indianos, los hijos pródigos que regresaron de hacer las  Américas en haiga, fumando grandes puros y construyendo escuelas.

La Casa de la Maleta es aún hoy una auténtica maravilla arquitectónica y has de prestar especial atención a sus cúpulas. En la más alta se aprecia la estatua del primitivo propietario, como si de un mausoleo se tratase.

Los mortales comunes aún podemos disfrutar de aquellas mansiones, de aquella bella época, durmiendo en uno de los hoteles con mayor encanto de Galicia, el viejo y querido Hotel Suizo. Si admiramos su fachada desde la calle vemos sus  balconadas como una bella muestra del art decó arquitectónico. Tanta imaginación se debe al arquitecto Rodolfo Ucha,

Otra muestra de las mansiones de ese tiempo es sin duda la modernista Casa Romero, en cuyos bajos aún ofrece su arte de chocolate y sus desayunos de película, la pastelería-cafetería Stollen. El edificio, magnífico, con sus gárgolas, vidrieras y rosas de metal, construido en 1910, con formas ovaladas, representa una de las joyas de la arquitectura modernista.

Todo el Barrio de la Magdalena es todo un ejemplo del urbanismo de la bella época, con su simetría y racionalismo articulados entre las Plazas de Armas y Amboage. Muchos de los edificios originales son incluso del siglo XVIII, aunque su principal característica, las galerías acristaladas pintadas de blanco y los balcones de forja, son añadidos posteriores, del siglo XIX.

La belleza y la creatividad arquitectónica de estos edificios destacan en todas y en cada una de las calles del centro histórico de la ciudad.    

La Ría es río en Xubia. Conquista su espacio cuando pasa bajo los puentes. El gótico, que marca los límites de Narón y Neda. El de As Pías que fue el símbolo de Ferrolterra. Y  el de la autopista, el de la modernidad.

Este mar de agua mansa se estrecha entre las fortalezas de San Felipe y de la Palma, de donde le viene a Ferrol la fama de inexpugnable puerto para la guerra.

Pero este es tiempo de paz y la ría amplía horizontes allá donde se oculta el pulpo, cuyo refugio buscan las gamelas de Mugardos, la villa de la calma y el placer gastronómico.

Pierde este mar su tranquilidad en Cabo Prioriño, próximo ya al gran puerto exterior y frente a la Punta de Segade, donde aún se escuchan a las nereidas cantar la historia de la sirenita de Isla Miranda, la que se convirtió en princesa.

Desde el aire, impresiona. Desde tierra es admirable. La costa de Ferrol se abre al océano Atlántico y recibe todos sus poderes:la fuerza, la riqueza y la perspectiva más brava de ese mar que le unió al mundo.

Ya lo dijo el procónsul de Roma, Rufo Festo Avieno, en carta al emperador Augusto:

—- Hay aquí un pueblo de gran valor, notable inteligencia y grandes habilidades, que construyen sus naves con pieles cosidas; y a bordo de ese cuero recorren habitualmente el vasto mar…

Se refería a los marinos ártabros de los que heredaron bravura los marineros ferrolanos, los que aún se siguen beneficiando del mar que les entrega los peces y mariscos más apreciados.

Este es el mismo Atlántico capaz de recrear la belleza en la roca, labrando esculturas a las que cubre cada invierno con un manto de espuma blanca de olas, buscando el contraste entre el mar y la playa.

El paisaje lo preside el Cabro Prior, convertido hoy en balcón marinero y en el símbolo más apreciado de lo que se conoce como Ferrolterra.

Desde aquí te quedarás con el contraste que forman en Doniños y en la Rega, el agua dulce de sus lagunas y el agua salada que se deshace en estos arenales, muy concurridos en los cálidos veranos. Además, su importancia ecológica es vital para la zona y para que su hermosura despierte el conservadurismo de estos espacios.

Estos son los lugares ideales para practicar surf o katesurf de invierno; también parapente o escalada junto al mar; o para simplemente pasear el espacio impregnado del más puro salitre en la iodada atmósfera que respiras

Por cierto. En las laderas de Cabo Prior, viejas construcciones militares sirven de balcón para contemplar tanta belleza, pero no estaría mal que se llevara a cabo su remodelación como aulas naturales, porque este es un lugar fulgurante que termina allá donde llegan los barcos con mercancías mas molestas, el puerto exterior, la gran obra de la modernidad ferrolana.       

(23) Comentarios

  1. Qué bonitos paisajes y que ciudad más agradable. Lo tiene todo para vivir… menos trabajo. Qué pena que se vaya a convertir en una ciudad de pensionistas.

  2. Oye, tú, Juan Vite. En Ferrolterra nos bastamos cincuenta mil jóvenes para que esta comarca que es preciosa goce de la calidad de vida que tiene. Es la gran desconocida de Galicia pero nos defendemos muy bien y no necesitamos más que conservar la industria y el comercio que suponen el desarrollo de toda esta zona. Aquí tenemos algo más que astilleros y marinos…

  3. Me muero por conocer Ferrol, de ahí era mi abuelo. Ojo, mi apellido es Canabal, no tengo nada que ver con Franco. Un saludo desde Girona.

  4. Non hai terra coma de Ferrol. Xente boa, hospitalaria e con moita iniciativa, que sabe disfroitar da vida e do que ten, a cidade, a ría e o mar. Ben escrito.

  5. Recuerdo mi infancia en Ferrol y lo bien que me lo pasaba en la playa de Doniños, a donde nos llevaba un coche de la Marina todos los días en verano. Sin duda esta ciudad merece ser catalogada como de las mas interesantes de Galicia. Tiene muchos encantos.

  6. Trabajé en Fene durante ocho años y le agradezco a mis compañeros el buen trato que siempre me dispensaron. Aunque solo sea por su gente, la ciudad merece la pena.

  7. Mi marido y yo estuvimos en ese hotel del que habláis. Es de esos que le decimos con solera y está en el corazón de la ciudad. Por cierto, fuimos en Semana Santa y es todo un espectáculo.

  8. Desde Buenos Aires un saludo para Ferrol. De allí era mi mamá y yo tengo mucho de ferrolana en mi carácter y eso que nací argentina y porteña para mas señas.

  9. Me gusta mucho Galicia Única por como contáis ya no lo que pasa sino como es esa tierra que a los 19 años cambié por Irlanda. ¡No me saco de la cabeza Ferrol y especialmente los veranos en Valdoviño!

  10. Para alguien a la que le guste una ciudad de pequeño tamaño, de esas con todo a mano y en la que se conoce todo el mundo, Ferrol es ideal. Bonita a rabiar para el callejeo, para navegar su ría y disfrutar de sus playas, sin olvidarnos de lo bien que se come.

  11. Para mí tiene el defecto de que las playas están un poco lejos, tienes que ir en coche a ellas, pero por lo demás es la ciudad ideal `para pasarte unos días de vacaciones. Guapa y tranquila.

  12. Ferrol sempre estuvo deixado da man dos políticos e tan só cando foi capital do Departamento Marítimo lle prestaban atención. Endemais, ten mala sorte cos alcaldes. Pero a xente de Ferrol e a cidade en sí, con todo o que lle arrodea, é unha maravilla para vivir.

  13. Si é a menos turística de Galicia ten unha explicación: para conocela hai que ir a propósito pero hoxendía eso non é ningún problema porque ca autopista chegas en nada e merece moito a pena.

  14. Eu recordo unha festa nun parque precioso, de noite, cun fato de artistas entre os que se atopaba Juan Pardo. Paseino bárbaro. Dende aquela, no ano 99, vou todos os anos polo menos unha vez.

  15. A mi lo que mas me impresiona de Ferrol es sin duda su costa. Es de una belleza extraordinaria. Playas magníficas entre acantilados multiformes. Una de esas fotos es el mejor ejemplo de cómo es el mar de Ferrol.

  16. Viví en Ferrol durante la mili y para mí fue un tiempo que nunca olvidaré. La gente es de lo más hospitalaria y la ciudad y su entorno bien la veis en las fotos. Sin embargo, es verdad que Ferrol jugó a ser la ciudad perdedora de Galicia porque los políticos autonómicos y el gobierno central nunca ayudaron a reconvertirla en la ciudad industrial que los ferrolanos querían. Quien mejor resumió como es Ferrolterra, la comarca, fue Santi, el de Los Limones, autor de una canción que todos debierais de escuchar. Os mando el enlace
    https://youtu.be/kuJO5halzVQ

  17. Lo que mas me impresionó, cuando visite Ferrol y la costa fueron los acantilados de A Frouxeira, con olas de 7 metros. Es el día que vi más cerca un temporal y tiene su belleza, aunque no lo creáis.

  18. Carlos J. Piñeiro Martinez. - Responder

    Ferrol y Ferrolterra son una maravilla, su centro de la ciudad con su barrio de la Magdalena el cual es el diseño perfecto de la arquitectura con todas sus manzanas de la misma medida como si fuera una tableta de chocolate. Si queréis ver la grandeza de Ferrolterra no dejéis de visitar la ermita de Chamorro o Virgen del Nordés desde donde se contempla las rías de Ferrol y Ares y parte del golfo Artabro. Os recomiendo seguir toda la costa hasta el cabo Ortegal con paradas en Valdoviño, Cedeira y Cariño y parada obligatoria en San Andrès de Teixido ya que os ahorráis un viaje ( xa o que non vai de vivo vai de morto) no dejéis de ir al mirador da Miranda desde donde se contempla todo el estuario de la ria de Ortigueira. Con esto paro, ya que tenéis que descubrir algo vosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *