FIESTA EN EL FIN DE LA TIERRA

Ya ves, peregrino, como desde la Catedral hermosa crecen torres hacia el cielo desde hace 800 años, buscando el perfil del viento al tiempo que la luz descubre la memoria barroca de su fachada. Estas torres marcan el horizonte a la universalidad que las persigue haciendo camino al andar las siete sendas creadas por millones de pasos,  también peregrinos.

El granítico paisaje, se extiende por todas las plazas y calles del viejo Santiago por donde transita la diversidad cultural del mundo pero, además del paisaje de la piedra, los caminantes quieren contemplar como el sol se duerme en su casa atlántica para que la Luna ilumine la fiesta en el faro del fin de la Tierra.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *