«GALLEGUITA», UNA LÁGRIMA DE GARDEL.

JJ GARCIA PENA +

“Extraigo una cuenta negra en la que el cantor retrata la suerte de una joven inmigrante gallega”.

 

Los tangos rioplatenses, como las coplas españolas, suelen ser una especie de cápsulas del tiempo que nos dan testimonio fidedigno de épocas, lugares y  vidas  que los poblaron. Tienen la virtud de compendiar, en tres minutos, un relato que no puede dejarnos indiferentes.

La Parrala, La Salvadora, Antonio Vargas Heredia o Lola Puñales, en alas de las coplas y tal vez con otros nombres, presiento que fueron seres de carne y hueso.

El tango, canción ciudadana por excelencia, nace en ambas orillas citadinas del Plata por la necesidad de expresarse dos corrientes migratorias: la externa, proveniente principalmente  de Europa y la interna, compuesta de parias desplazados de los campos alambrados, sentencia de muerte del gaucho, jinete inquieto. No en vano su presencia rural es una constante desde siempre en la criolla canción.

Carlos Gardel, además de ser el mayor intérprete del tango -platense queja cantada- abarcó todos los géneros en boga por entonces, desde la cifra y la milonga  al foxtrot, sin desdeñar la canción andaluza o francesa, la canzoneta italiana, el pasillo colombiano o la rumba.

Sin embargo, cuando pensamos en su obra, se nos aparecen, repetitivos, los temas más popularizados en sus filmes. Bien poco sabemos de su largo y fecundo repertorio.

Sus grabaciones son equivalentes a una enorme pinacoteca en que desfilan, dibujados  por el pincel de su mágica voz, cientos de  personajes tan reales como la vida misma.

De ese extenso rosario, hoy extraigo una cuenta negra en la que Gardel, con su voz siempre solidaria con los protagonistas, retrata la suerte de una joven inmigrante gallega.

Al escuchar a Gardel desgranar, como nadie, los sentidos versos de Galleguita  se nos hace carne la frase que mejor lo define: Gardel canta con una lágrima en la garganta.

Escuchemos, entonces, atentamente al Mago.

Pincha aquí para escuchar la canción:  https://youtu.be/T8AkJsxmZ1k

GALLEGUITA +++

«Galleguita»

(Letra de Alfredo Plácido Navarrine)

Galleguita, la divina, la que a la playa argentina cayó una tarde de abril
sin más prendas ni tesoros que tus negros ojos moros y tu cuerpito gentil.
Siendo buena eras honrada, pero no te valió nada, que otras cayeron igual.
Eras linda, galleguita, y tras la primera cita fuiste a parar al Pigall*.

Sola y en tierra extraña tu caída fue tan breve que, como bola de nieve, tu virtud se disipó.
Tu obsesión era la idea de juntar mucha platita para la pobre viejita  que en la aldea solita quedó.
Pero un paisano malvado, loco por no haber logrado tus caricias ni tu amor,
ya perdida la esperanza, volvió a tu pueblo el traidor

y envenenando la vida de tu viejita querida le contó tu perdición,

y así fue que el mes pasado te llegó un sobre enlutado que enlutó tu corazón.

Y hoy te veo, galleguita, sentada triste y solita en un rincón del Pigall*
y la pena que te mata claramente se retrata en tu palidez mortal.
Tu tristeza es infinita; ya no sos la galleguita que llegó un día de abril
sin más prendas ni tesoros que tus negros ojos moros y tu cuerpito gentil.

CABARET 2 +++

*Pigall o Royal Pigalle era el nombre de un cabaret de moda en los años ‘20 y ‘30 del pasado siglo en la calle Corrientes de Buenos Aires.  A él se refiere la letra del  letrista  Navarrine. Simultáneamente, Montevideo tuvo su Pigall o Royal Pigall, (sin la e final) vecino al teatro Royal de la calle Bartolomé Mitre entre Buenos Aires y Reconquista.

ESPIRAL-EN-AZUL

(4) Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo.
    Una enorme cantidad de letras tangueras, así como la copla española, son abrumadora y asquerosamente machistas.
    Galleguita, en particular, tiene más de noventa años de creado. El hijo de nadie,machista y clasista , tal vez algo menos
    Ambos recrean una realidad social de un momento dado. Un momento demasiado extenso, que hasta hoy se mantiene vigente y muestra su repugnante rostro en cada mujer vejada y/o asesinada por quién debiera ser su principal defensor.
    No es repugnante el autor del tema escrito, sino quien dio motivos a su denuncia . El cuchillo no corta sin la mano que lo esgrime.

  2. Perdon, yo no veo que la letra del Tango Galleguita que cantó y nos dejó grabado Don Carlos Gardel en forma magistral sea machista, simplemente cuenta una historia que pudo ser verdad en esa época como la inmensa mayoría de las letras que se escribieron en referencia a determinados pasajes de muchas personas reales que vivieron esas situaciones o similares, se escribieron letras para cantarlas hombres porque fueron los que se dedicaban a interpretar esas letras, y es que para mi eso nos cuenta la realidad de lo que se vivia entonces, también se escribieron letras que quizas podian ofender a los hombres y por eso nadie les llama letras feministas, el Tango Golondrinas lo escucho, lo estudio, y no encuentro en ningun momento que sea machista pero como no m3 creo en dueño de la verdad tampoco discutiré con nadie, solo sé que me encanta escuchar al MAESTRO decir sus canciones y me deleito infinitamente. Un Abrazo Gareliano a todos, y viva el Tango y Gardel y todos los que lo idolatramos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *