HISTORIA DEL CARNAVAL GALLEGO

1cigarron

 

Por  Raquel Sertaje

 

Ya ha llegado a su fin la fiesta más colorida del año. Atrás quedan las comparsas, la fiesta, el delirio, y el desenfreno dejándonos con… con el resto del año.

Tal y como lo conocemos hoy en día, el Carnaval es una tradición proveniente de países de fé Católica. Fue la Iglesia quien, en la Edad Media, atribuyó a esta tracición lúdica su etimología, carne-levare, que en latín vulgar significa abandonar la carne. Más tarde prevalecería el vocablo Italiano Carnevale (dejar la carne), que es el comúnmente usado hoy en día, cuyo significado literal hace referencia a la época durante la que el pueblo podía disfrutar de una dieta rica en carne –símbolo del renacimiento de la virilidad- antes de comenzar un período de 40 días de abstención, conocido para los católicos como Cuaresma.

Sin embargo, esta tradición que navegantes españoles y portugueses llevaron a las Américas en el s. XV., se remonta a la sociedad egipcia de hace más de 5000 años. Posteriormente, los griegos adoptaron parte de sus rituales en sus orgías en honor a Baco, y luego serían los romanos los que harían uso de la tradición para ponerse finos a vino y delicias varias con las que celebraban sus fiestas paganas. Ríete tú de Ibiza.

Otras teorías atribuyen la tradición carnivalesca a la idolatración de Carna, hija de Heleno, diosa de las habas y el tocino. Y hablando de tradiciones celtas, entramos en el meollo de la cuestión, que es la tradición de Carnaval en Galicia. Nada menos que 7 Carnavales o Entroidos Gallegos presumen de ser oficilamente reconocidos como “Fiestas de Interés Turísitico”, y la friolera de 175 municipios a lo largo y ancho de la comunidad han establecido como festivos el Lunes y Martes de Carnaval y el Miércoles de Ceniza.

2 MAPA CARNAVAL

Ya en el siglo XVIII hay documentos que recogen la celebración del Entroido en varios municipios Gallegos, siendo Ourense una de las provincias que demuestra mayor pasión y amor por los Carnavales. Porque somos así de “festeiros” y chulitos, Galicia fue una de las pocas comunidades en España que siguió celebrando esta fiesta durante la época de prohibición.

A grandes rasgos y con pequeñas diferencias, el carnaval puede empezar en las últimas semanas de Enero y concluir en Marzo, o en algunos lugares más privilegiados y amantes de la parranda, puede extenderse hasta llegar a Abril, como es el caso de Manzaneda, pequeña y hermosísima población ourensana donde se invierten meses de preparación para festejar el Carnaval! Dedicación ante todo.

En un Entroido gallego puedes encontrar jarana, cachondeo y color, pero también un ingrediente que no te decepcionará y que es indispensable en este rinconcito de la península cuando nos ponemos a organizar cualquier tipo de xuntanza –festiva o no-: La gastronomía. El caso más obvio es el Entorido de Viana do Bolo, comúnmente conocido como “Festa da Androlla e do Entroido”. El nombre lo dice todo. Este es uno de los carnavales más antiguo de Galicia y auténticos del viejo continente. Los suertudos visitantes no sólo disfrtuarán de un ambiente jovial, sino que también tendrán el enorme placer de degustar las sabrosas androllas de la comarca, justo en su punto para el deleite de los comensales. Otras delicias gallegas típicas de estas fechas son la cachucha, la bica branca, xastré o licor café, muy típicos de Verín y Laza. Vamos, que en Galicia… ¡Hay que “enche-lo bandullo” para poder bailar! Se me hace la boca agua.

Entroido e Festa da Androlla

3 androia

Para los historiadores, Xinzo de Limia ofrece, junto con Laza, una de las fiestas más enxebres de la península. Este Entroido es el más largo de España aunque, como dijimos antes, los habitantes de Manzaneda están gustosos de hacerle la competencia en eso de haber quién aguanta más la parranda. Si el Carnaval es para mofarse de todo, el Entroido de la comarca da Ulla hace burla de algo tan ridículo e innecesario como la guerra. Popular en 9 municipios Gallegos, esta fiesta se inspira (y burla) en las invasiones Napoleónicas del s. XIX.

Xenerais da Ulla

Cartel Xenerais da Ulla 2015

Pero no todo es ponerte lo primero que encuentras y salir a vacilar al personal con una careta. También hay prestigio en estas fiestas. Laza goza del carnaval más elegante, con un famoso desfile en el que se deja bien patente el estatus social de los asistentes con trajes en los que, sólo el sombrero de las Madamas (7 kg de parafernalia) puede llevar hasta un mes de confección. Otros carnavales como el de Verín también tienen sus personajes y trajes tradicionales. Por ejemoplo, vestirte de Cigarrón –un traje que puede llegar a pesar sus 25 kg y en el que para enfundarte es necesaria la ayuda de varias manos- es toda una tradición y privilegio para los habitantes de esta comarca ourensana. Muchos, son cigarrones desde hace más de 40 años!

Cigarróns de Verín

Foto de Nati Prada

Foto de Nati Prada

 Y como es Galicia, no puede faltar el elemento más gótico: Los espíritus, a los que se ahuyenta con los ruidos de las charangas y comparsas. Para tal fin, se aparca el agua bendita y se usan “armas instrumentales” hechas de las vejigas de animales, tambores, o instrumentos de labranza. No es la traca valenciana, pero suben los decibelios que no veas.

En el Entroido Gallego, lo único que no está permitido es quedar al margen de la fiesta. Los personajes más famosos del carnaval gallego, as Pantallas (Xinzo), El Cigarrón (Verín), el Boteiro y los Folións (Viana), las Madamas y Galáns (Cobres), os Peliqueiros (Laza), os Xenerais y Correos (A Ulla), entre otros, se ocupan de animar la fiesta y de fustigar a aquellos que no quieran participar del “jolgorio”.

Doña Elena, Reina del Carnaval de Verín

Foto de Nati Prada

Foto de Nati Prada

Las víctimas del Entroido son los transeúntes no imbuidos del espíritu del carnaval. Traviesos sátiros persiguen a las mujeres para bailar a su alrededor, y a los hombres que osan salir sin disfraz a la calle se los lleva a hombros hasta el bar más cercano para que paguen un vino. Así es la Ley en territorio Celta.

Laza goza de varias y variopintas “campallas batales” como A Farrapada, en la que se usan trapos untados en barro. Y es que en Galicia, no unirte a ellos puede suponer un baño de harina o… de hormigas vivas! Ay ay ay. Jolín con el rito ancestral! Que conste que en A Rúa de Valdeorras, pintoresco pueblo de fantásticos vinos y mejores mujeres del que tengo el orgullo y placer de provenir, los chicos perseguían a las chicas para esmagarles huevos frescos en la cabeza. Eso sí, siempre había algún sádico que los enterraba una semana antes para otorgarte el don del repelente natural. Qué puedo decir? Era divertidísimo!!

No es que Galicia sea Río, pero es que en Río tampoco tienen las Androllas de Viana. Me río yo de Río!

Para los curiosos y amantes de las emociones fuertes e impregnadas de cultura y fiesta, el Entroido Gallego, es una tradición sagrada que no perdona ni olvida todo aquel que la vive.

Carnaval, te quiero.

 

 

(6) Comentarios

  1. Es una pena que termine porque este año, a pesar de la lluvia, yo me lo pasé estupendamente en Pontevedra. Mañana iré al entierro de Ravachol.

  2. Mari Carmen Ameijeiras - Responder

    Bueno, se acabó el Carnaval pero viene ahí la Semana Santa que son días para reflexionar y para ponerse como el Kiko. Os recuerdo a todos que el marisco está todo en su punto…

  3. Pingback: Carnaval en Coia con baile y cocido - Revista Digital CS Coia Vigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *