IMBECILIDAD, LENGUARACES Y SUBURBIO

Por Carlos Penelas

¿Hasta dónde llega la irracionalidad? ¿Hasta dónde la estupidez? ¿En qué momento el hombre acepta ritos, proclamas, relatos? ¿Cuándo estamos ante un drama o un desafío? ¿Qué cuota de hipocresía, mala fe o volatilización de símbolos lo guía? ¿Quién dijo que el pueblo nunca se equivoca, cuál es el grado de sumisión o un esquema moral que debemos admitir? ¿Qué secuencias o flecos culturales generan esta suerte de bestiario? ¿Dónde empieza lo caricaturesco y dónde lo patológico? ¿Cuántas mutilaciones hacen falta para sobrevivir? Ora pro nobis.

El ser humano cree en la pata de conejo o en la santísima trinidad. La teatralidad lo conmueve hasta la complicidad y el desguace, desde las mutaciones permanentes hasta la obsecuencia. Y aquí estamos. Miles de hombres fueron admiradores de Mussolini, de Hitler, de Franco, de Stroessner. De Batista, de Castro, de Fujimori, de Chaves, de Maduro. No podemos pasar por alto a  Juan Perón,  Getulio Vargas, Velasco Ibarra,  Belaúnde Terry…

Otros nombres, en otra magnitud, que nos quitan el aliento: Alexander Lukaschenko, Nursultán Nazarbayer, Yahya Jammeh, Leopoldo II, Kim Il Sung, Mao, Pol Pot, Victoriano Huerta, Suharto, Porfidio Díaz, Papadópoulos, Trujillo, Idi Amin…

De la fe, de la intolerancia religiosa, de lo tribal, del sentido mágico o el credo sobrenatural,  nace el sentido del líder, del político fatigado, del hombre mágico, el ser que genera una revolución cesárea, la salvación, el tótem. Se construyen altares a semejanza de templos o  catedrales. Luego lo litúrgico,  mártires,  sublimación, fachada, lo místico. De derecha o de izquierda, da lo mismo.

Es cuando arriba la adhesión exasperada, la fascinación, la miseria profunda. Luego se elevan banderas, atrios, discursos, brazos, gestos, frustraciones, cárceles, torturas, muerte, lecturas en los colegios, míticos finales. Y en esta telaraña se mezclan sindicalistas, clase media, intelectuales, profesores, pícaros, lumpenaje, sacerdotes, obispos, generales, amas de casa, obreros, complicidades abyectas. Distanciamientos, abrazos, voces almidonadas, zurcidos, chamanes, intransigencia, nacionalismos, contubernio. Ora pro nobis.

El 5 de enero de este año los comunistas de Rusia hicieron una ofrenda floral ante la tumba de Stalin que se encuentra al pie de la muralla del Kremlin. Fue en  ocasión al 65 aniversario de su muerte. El 38% de los rusos considera a Stalin el personaje más extraordinario de todos los tiempos, según una encuesta realizada hace un año.

Otra vez, entonces. ¿Cómo funciona el cerebro? La huella demagógica o autoritaria no es nueva. Podemos recordar algunos nombres: Julio César, Robespierre, Cromwell. Un ejemplo bello: Nyýazow, presidente de Turkmenistán vetó el maquillaje, los dientes de oro, el ballet, además de ordenar la construcción de un palacio de hielo en el desierto. El surrealismo o el realismo mágico no existe en la literatura. Le recomiendo, no lo tome a mal, las lecturas de George Orwell, de H.G. Wells, Aldous Huxley, Albert Camus, León Tolstói o Ray Bradbury. Pienso que le pueden interesar.

Es imposible no evocar  Bananas de Woody Allen, en que el protagonista, una vez convertido en dictador, ordena que “todos los que no hayan cumplido 16 años a partir de ahora tendrán 16 años y que los calzoncillos se llevarán encima de los pantalones…”

Por supuesto, hay matices, fisonomías entre dictadura y tiranía. En la tiranía – es fundamental recordarlo- se llega por el voto popular. Haga usted la diferencia entre Cuba y Venezuela. Diferencia en el ejercicio despiadado del poder y ciertos autoritarismos, entre dictaduras democráticas y golpes palaciegos.

La ideología, cuando la hay, a menudo es instrumental, porque lo que se desea es perpetrarse en el poder. Su proyecto no es un ideal político, sino militar. De hecho, acaba imponiéndose como  comandante de su sociedad con el único objetivo de mantenerse en la cúspide del Estado.

Y aquí, con el término Estado, finalizamos. Ora pro nobis.

(3) Comentarios

  1. O conto é así. Somos como ovellas que imos onde nos levan para crermos membros dunha sociedade que xa non é tal, senón un rebaño de imbéciles i escuros, como nos séculos da negra sombra. Moi bó artigo, como todos os que lle leín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *