INDALECIO TIZÓN COVELO

GALLEGUISTA Y EMIGRANTE

        El pasado martes, 4 de junio, una esquela en el Faro de Vigo a dos columnas, la última de la página, nos daba la noticia a los que ya la esperábamos, conocedores de su estado de salud:

        “O señor don Indalecio Tizón Covelo finou o día de onte, aos 91 anos de idade, confortado cos santos sacramentos e a bendición apostólica”.

        No podían despedirle de otro modo, en otra lengua, encerrado el adiós al bó e xeneroso entre barrotes negros.

        Un ejemplo de los que le querían es Manoel  Soto, compañero mucho tiempo en su partido, un ourensano que fue alcalde de Vigo; desde 1979 a 1992, el de la más larga duración en la historia de la ciudad.  Lejos de aquí, en el Benavente castellano, dimos la noticia a Soto a través del móvil y su reacción fue inmediata:

        —-  “Indalecio era un home estupendo, un gran galeguista e un gran loitador. Estaba namorado de Galicia e traballou darreo por ela”.

       Tizón tuvo una vida plena en Argentina con su familia –solo tenía hijas, que viven-, donde estuvieron un quinquenio. Allí fue de los antifranquistas militantes y nada más regresar a Galicia y en su condición de miembro de la directiva de la Federación Mundial de Sociedades Galegas organizó en la ciudad olívica, la gran urbe de Galicia, puerto por el que perdimos miles y miles de gallegos para hacerse más universales en Latinoamérica; organizó aquí, digo, el Congreso de la Emigración Gallega, allá por 1976, cuando el Pardo madrileño todavía lo ocupaba un general ferrolano y no una princesa de amistades entrañables.

(Dibujo de Raimundo Patiño - Vieiros 1968). La historia se repite...

(Dibujo de Raimundo Patiño – Vieiros 1968). La historia se repite…

       Después lo fue casi todo en el PSOE gallego, orgánicamente siempre, que no recordamos ni nos consta que tuviera cargo institucional alguno. Si fue candidato al Senado y quedó en puertas de ser conselleiro… porque realmente lo fue en el primer gobierno autonómico del ourensano Quiroga Suárez, pero dimitió tan pronto que apenas se le notó el aurea de la que se rodean los políticos con poder. Él no era de esos, sino de raza.

       Lo recuerda su primo hermano Francisco Tizón, que fue concejal de Vigo por UCD, precisamente con el socialista Soto Ferreiro en la alcaldía; y luego estuvo con el CDS –el segundo partido de Suárez– otros cuatro años en Redondela.

       —- “Hizo más por el PSOE que yo por UCD y el CDS juntos. Estaba entregado, ilusionado con su partido… Y yo le admiraba aunque no comulgase con sus ideas. Porque además era cariñoso, afable; a mí me llevaba nueve años y siempre me cuidó con atención, me aconsejó bien. Me acuerdo como si fuera hoy cuando íbamos a cazar cerca de la playa del Mendo; o de su boda, que celebró en el Mercantil. Lástima que muchos no sepan lo que hemos perdido, que yo lo sé bien”.

       Indalecio Tizón Covelo fue funcionario del Concello de Vigo, al lado de su padre e institución en la que  también trabajó su tío José –el padre del edil ucedeo que le evoca- y se dedicó asimismo a los negocios. Allá por los ochenta, nuestro personaje dejó las filas socialistas y se integró en el Partido Galeguista y con este, después, en Coalición Galega, oportunidad aquella en la que aspiró a un acta de senador.

       Retirado hace mucho tiempo, la inmensa mayoría parece haberse olvidado de él… No sé si para castigar a los desagradecidos él tenía consigo un mal muy de nuestro tiempo que hace perder la memoria.

Gerardo GONZÁLEZ MARTÍN

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *