JOSE BOLAÑOS

EL NOVIO GALLEGO DE MARILYN MONROE

Conocí a Xavier Navaza en un viaje a París, hace tres décadas; y ya entonces me pareció mucho más que un buen periodista. Sus señas personales corresponden a las de un bohemio intelectual que bien merece –por el lenguaje que utiliza y por lo bien que ordena las palabras- uno de esos premios literarios de renombre que se conceden en el estado español y alguno más de los que se dan en Galicia.

A pesar de seguir con fidelidad sus crónicas periodísticas no había leído hasta hace poco tiempo un libro suyo que cayó en mis manos por casualidad: “El último amante de Marilyn”, que, según Navaza,  resultó ser un gallego aspirante a cineasta, cuando el mayor mito erótico de todos los tiempos, había tomado la curva del declive.

Marilyn Monroe “se había ido de tiendas” a México D.F. aquel jueves de febrero de 1962 y en una de ellas, una mueblería,  se encontró con un joven aspirante a director de cine, José Bolaños.

Cuenta Navaza que estaba de moda en Hollywood decorar las mansiones al estilo colonial y la actriz acudió a aquella tienda a comprar muebles para su nueva casa. Al parecer compró muebles y conquistó a su último novio… Pero cinco meses más tarde Marilyn Monroe fallecería en lo mejor de su vida,  por causas que aún hoy en día se ponen en duda: una gran depresión mezclada en una coctelera con drogas y alcohol.

Y se ponen en duda porque ningún investigador descartó la mano de la CIA y del FBI, que estableció contactos con “peligrosos izquierdistas” mexicanos y por ellos abrió una investigación a la actriz cuyo resultado se envió a la Casa Blanca:

—- Ni JFK ni su hermano Bob podrían verse más con una estrella que estaba vinculada a la izquierda mejicana, la misma que había ayudado a forjar la revolución cubana…  

La historia de Bolaños y Marilyn comenzó aquel mismo 22 de Febrero del 1962 con una romántica cena seguida de desenfrenadas pasiones hasta el amanecer.

Fue solo el inicio de un intenso pero corto amor, ya que duró veinte días. Aunque aquellas tres semanas las vivió la pareja de forma tan pasional que una revista de la época tituló: “Marilyn y Bolaño: un amor volcánico”.

José Bolaños naciera en México. Sus padres eran gallegos, concretamente del norte de Lugo; y tuvo la suerte de contar con la ayuda de Carlos Velo y Lois Soto, ambos exiliados. Velo, uno de nuestros cineastas más reconocidos, fundara la Escuela de Cinematografía Mexicana. Soto, al que tuve el honor de conocer en Vigo, fue el creador de “Vieiros”, la única revista en la que yo hubiera pagado por escribir.

Soto, una noche en mí casa del Carballal, me habló de Marilyn pero se guardó la historia de su amor con Bolaños:

—- Foi unha rapaza fermosísima. Tiña todo. Unha magoa que caíra nun abismo de alcohol e drogas.

A Navaza le contaron toda la historia Soto y Velo. Su libro es magnífico porque es más que una historia de amor. Se interpreta como una crónica más de las aventuras de los emigrantes gallegos en América. Esa nuestra gente que nunca renunció a sus raíces.

Hay mucha rumorología y alguna verdad en torno a México y a los gallegos. Se dice que Fidel Castro preparó allí con el Ché Guevara su guerrilla de Sierra Maestra. Y del mismo municipio de Láncara era Emilio Taboada, jefe de cocina de “La Scala” de Beverly Hills, a donde Marilyn, en sus buenos tiempos, acudía a comer “fetuccini”.

Te recomiendo el libro de Navaza, porque está lleno de curiosidades que te harán comprender el sueño americano de muchos de nuestros compatriotas.

(3) Comentarios

  1. Ostras, el tío se hizo novio para hacerse rico en seis meses. Tiene pinta de machote conquista señoras a lo gallego-mexicano.

  2. Una aclaración necesaria: el amigo no era hijo de gallegos sino nieto por línea paterna. Los padres del padre emigraron. El padre ya nació en México y de su matrimonio nació José Antonio, que era su nombre completo. Además, los amigos le decían que aún con esa cara, tenía una suerte envidiable, pues también se casó con Elsa Aguirre y Venetia Vianello, actrices bellísimas. Si alguien no las conoce, nada más hay que checar sus imágenes en internet.

Responder a Vitoria López Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *