JULIUS LEDERER, EL ALEMAN DE A MARIÑA

 

          Me ha despertado el periódico con el final de Julius Lederer, el alemán de A Mariña que se nos murió en Lugo,  pese a que su perspectiva fue más marinera que interiorista, aunque se trate de un interior pétreo y urbano.

          Nadie sabe porqué se vino a la Galicia cantábrica pero fueron muchos los que le vieron por Viveiro, San Cibrao, Foz o Burela, zona de acogida de quien,  al parecer, solo quería  ser un libre vagabundo…

         Seguro que detrás de esta vocación había alguna historia de desamor o de fracaso que Julius se lleva al Mas Allá, desde la Ciudad Augusta…

         A mí Julius me recuerda a Man, el alemán de Camelle, aquel que murió de pena entre el chapapote del “Prestige” que había teñido de luto su mundo.

         Y también me hace pensar en la conexión galaico-alemana; primero con todos los jóvenes de mi pueblo emigrando a las fábricas de Frankfurt y luego con esa gente como Gallinger, aquel del Ancoradoiro muradán, que traía de vacaciones a sus paisanos de Munich.

         Porque existió siempre ese vínculo entre Galicia y Alemania, no me podía pasar desapercibida la muerte de  Julius Lederer, el vagabundo de A Mariña.

         También porque, como cuenta Juan Carlos Fernández, su mano amiga, el que le llevaba alimentos, la buena gente con la que conversaba…

         — Julius era un gran tipo…

         Juan Carlos le fotografió y subió su rostro al Facebook, a ver si, por casualidad, lo veía su familia y así sabía de su vagabundeo…

         Facebook fue la última ventana a la que se asomaron unos angustiados padres para ver a un hijo en el umbral de la muerte…

         José Carlos, que es de Burela,  los conoció ahora, tras la llegada de la Parca a la manta de Julius, en el Hospital de Lugo.

         Ahora sabe un poco más sobre él…

         —  Era un ser brillante, que en su día fue un estudiante merecedor de premios.   

         Julius solo deseaba sentirse libre junto al mar, algo que no le fue posible en los últimos días de su vida.

         Sus padres llegaron tarde, pero llegaron; y Juan Carlos siempre recordará a Julius Lederer, el alemán que dormía en la calle porque buscaba ser libre.

        Para mí siempre será el “Alemán de A Mariña” y su vida formará parte del mar de incógnitas de nuestros mitos.

         (Fotografía de JUAN CARLOS FERNÁNDEZ)

(24) Comentarios

  1. Bella historia con triste final. Como el de casi toda esta gente que llega enferma a un país extranjero huyendo puede que hasta de su familia.

  2. ¿Cuántos casos hay como el de este chico? No os podéis dar una idea. Y el plan parece que es cerrar algunos de los centros psiquiátricos, como pasó en Toen, Ourense.

  3. …He sentido la misma tristeza, justamente la misma que cuando se nos fue Man, el otro alemán enamorado de Galicia… Tú, amigo Xerardo ya le has hecho un gran y merecido homenaje con tu Revista Digital…

  4. ¡Que historia tan triste la del Alemán da Mariña! Pero al mismo tiempo demuestra que aún queda en el mundo gente solidaria. Me quedo con la amistad que le brindó Juan Carlos.

  5. Felicito a Juan Carlos por ser esa mano tendida que todos necesitamos cuando nuestra cabeza deja de funcionar regularmente… No olvidéis que todo es posible.

  6. La historia de este chico alemán es conmovedora… ¿No hay ojos que miren con dulzura a estas personas a las que el mundo les gira a toda velocidad en su cabeza? Felicidades a Juan Carlos por lo que ha hecho…

  7. Que historia tan triste y al mismo tiempo tan solidaria por parte de Juan Carlos. Cuando la cabeza comienza a dar vueltas no hay quien la pare.

  8. ¡Triste visión la de este chico caminando por las calles supongo que de Viveiro! Pero… ¿Por qué sus padres no lo buscaron antes si no estaba bien de la cabeza?

  9. Yo no sabía que Julius sufría en mi tierra, Viveiro. Su historia es muy triste y siento no haber podido ayudarle, por no enterarme ni de su existencia.

  10. I once Knew this man when he was still a Boy(3-12), we went to kindergarden and primary School back in the 80’s. It was a shock to hear that he is gone, although i did Not See hin in 20 years…may he rest in peace…

  11. Siento mucho lo de este pobre chico alemán. Pena no haberlo conocido para tenderle una mano amiga y procurar que saliese del profundo pozo en el que, algunos seres, caen sin que nadie sea capaz de tirarles la cuerda de la cordura…

  12. Se acerca el día del aniversario y creo que su familia tiene derecho a conocer toda la verdad respecto a lo que ocurrió la noche del 5 de Enero de 2012.

  13. «Vivimos en mitad de la noche. Y desde hace años a mí sólo me ilumina en la noche la luz de Hölderlin», (Walter Benjamin) Benjamin se suicidó en la población catalana de Portbou, en la frontera hispano-francesa, mientras intentaba escapar de los nazis. Adorno le estaba esperando en Nueva York.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *