LA CAMPANERA DE JOSELITO

Amparo-Alvarez-la-Campanera

Por J.J. García Pena

Que la mayoría de la gente no escucha lo que oye es un hecho comprobable.

De otra manera no puede explicarse que letras de canciones nacidas como queja, denuncia o simple constatación de cuestiones adúlteras o simplemente adultas, hayan sido llevadas al disco por niños que no tenían la menor idea de lo que estaban cantando.

Hoy, algo se disparó en mi recuerdo al leer un artículo de Galicia Única sobre la familia de campaneros que van quedando en España.

 ¿Cómo evitar la asociación del tema tratado con aquel melodioso trino de nuestra infancia, en la voz admirable del niño que fue ruinmente explotado?

En ese entonces yo estaba pupilo en Andalucía y, aunque no entendía ni por aproximación la intención de la letra, me propuse entenderla un día, como hacía y sigo haciendo, cincuenta y cinco años después, con cada letra que se me resiste en primera lectura u oída.

Ahí va la letra que debí reconstruir, con puntos, comas y corregir alguna frase mal copiada hasta entender el mensaje completo.

Me pregunto si el mismo Joselito, hoy día, habrá logrado entender lo que le hicieron cantar, aunque lo hiciese como nadie.

JOSELITO

¿Por qué has pintado en tus ojeras, la flor de lirio real?

Hay lirios  de varios colores, destacándose el violáceo, de ahí su similitud poética con las ojeras.

¿Por qué te has puesto de cera?

De color pálido, como la cera vulgar.

¡Ay, campanera!, ¿por qué será?

Campanera: encargada de tocar las campanas, tarea reservada, generalmente, a los hombres.

Mira que todo el que no sabe cuál es la llave de la verdad dice que no eres buena,

Los que desconocían la vida privada de la protagonista la presuponían pecadora.

y (sin embargo) a la azucena te pudieras comparar.

La blanca pureza de la azucena es proverbial, como la honestidad de la mujer referida.

Dile que pare esa noria,

Que se detenga la murmuración.

que va rodando, pregonando lo que quiere.

A falta de certidumbres, inventaban infundios.

Que por saber, a tu historia, le están buscando cómo y cuándo donde hiere. 

En los corrillos se comentaban, maledicientes, las razones de su conducta un tanto insocial.

¡Ay, campanera!, aunque la gente no quiera, tú eres la mejor de las mujeres.

El autor que, por lo visto, conoce su historia afirma que es la mejor.

Porque te hizo Dios, su pregonera.

Nada menos que Dios la hizo campanera , para llamar a misa y demás deberes religiosos.

¿Por qué se para la gente nada más la ven  pasar

Evidentemente su osadía de pregonera de torre no pasa desapercibida para el pueblo.

Porque es la alondra valiente, que alza la frente y echa a cantar.

El autor quiebra una lanza por ella: reconoce su valentía y desparpajo.

Dicen que si un perseguido, que anda escondido la viene a ver.

Nunca sabremos si perseguido político, social (hombre casado) o policial.

Cuentan que amante espera la campanera con la ronda de las tres.

Ella  arriesga su buen nombre por el amado esperado en la madrugada.

Ya era corona de gloria,  todo aquel revuelo del desvelo por amores.

Para la “tañedora de campanas” es un orgullo lo que para los demás es una falta reprobable.


Cuando el rodar de la noria, tapó con velo todo aquel cielo de colores. 

La maledicencia de la gente enturbió la relación de los amantes.

¡Ay, campanera!, aunque la gente no quiera

El pueblo no acepta esa relación ilícita.

Tú eres la mejor de las mujeres.

El autor comprende la situación.

Porque te hizo Dios, su pregonera.

El autor  insiste porque ella se redimía del baldón social  por ser la “pregonera de Dios”.

¡Ay, campanera!, es el amante que espera, por la bendición de los altares.

Al final la solución al conflicto de los demás es que los amantes se casen por la Iglesia.

Como manda Dios, su compañera.

“Como manda dios” aunque la Biblia no dice que deben casarse sino que “se unirán hembra y varón, para multiplicarse”,  pero ya se sabe… ¿Quién osaba desafiar, por siempre, al poder de la Iglesia en la época de Franco y mucho antes?

Ahora la pregunta del millón….

—–  ¿A quién carallo se le ocurrió hacerle cantar esa letra a un niño?  

Lo dicho: pocos escuchan lo que oyen.

JJ GARCIA PENA + (2)

(El vigués Cesáreo González fue coproductor de la serie de películas que Joselito interpretó como “El Pequeño Ruiseñor”. Para escribir esta joya hicieron falta dos letristas, Navarro y Murillo, y un maestro, Genaro Monreal. La estrenó Ana María Catalá, la popularizó Estrellita de Palma y Joselito la convirtió en el mayor éxito sonoro cinematográfico de la época, años cincuenta).

ESPIRAL-EN-AZUL

Un Comentario

  1. Muchísimas gracias por contar esa interpretación de esa hermosa canción. A mediados del Siglo XX, aún quedaban resabios de la cultura dominada por los prejuicios infundidos por la política que eran llevados por los curas con la intención de mantener a los pueblos bajo su dominio y control.
    Agradecido por éste artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *