LA CANCIÓN DEL VERANO

En mis tiempos de radio fui también un musiquero. Ojo, porque no es lo mismo que musicólogo, título universitario que solo se obtiene tras los más altos estudios musicales.

Musicólogo era, por ejemplo, don Antonio Iglesias, el padre de mi inolvidable compañera en TVE, María Antonia Iglesias. A él debemos los gallegos, entre otras muchas cosas, los ciclos magníficos de “Música en Compostela” de los últimos 35 años. A juicio de la Xunta nunca mereció la medalla Castelao. Ni la de Galicia. A mi entender es uno de los grandes de nuestra cultura.  

El musiquero solo es el precedente del actual “dillei” y ambos oficios tienen ciertas similitudes que me gustaría contarte: ni los de antes ni los de ahora teníamos la más mínima idea de música; porque ni componíamos, ni cantábamos, ni tocábamos instrumento alguno. Eso sí, como en la actualidad, nosotros pinchábamos los discos, solo eso. Los que nos daba la gana.

Y nos permitíamos el lujo de criticarlos duramente y hasta -como hice yo mismo con los de Manolo Escobar- rompíamos discos “horteras” ante el micrófono… al mismo tiempo que los catalogábamos como basura.

Realmente los horteras éramos nosotros, los que luego manipulábamos aquellas listas de “La canción del verano”, en las que aparecían composiciones dignas de ser quemadas en la hoguera del olvido, lo mismo que a sus intérpretes. No cito casos concretos, pero seguro que muchos de ellos están en tu mente sonando aún como martillazos y levantándote un insoportable dolor de cabeza.

Las cosas cambiaron mucho desde aquellos tiempos y en Galicia hemos tenido este verano magníficos conciertos y festivales únicos que cada año se superan en importancia. Habrá “dilleis” que aún le den vueltas a “La canción del verano”, pero ahora es la gente quien convierte en hits las canciones, ya sean verbeneras, festivaleras, roqueras o… antifascistas.

Quiero contarte algo curioso: “Bella Ciao”, tema utilizado en la serie de televisión “La casa de papel”, es el himno de libertad que cantaban los partisanos de la resistencia italiana ya en el año en que yo nací, 1943.

Y sin embargo para mí esta es la verdadera canción de verano 2019 gracias a la versión de Nawja Nimri, la que ha provocado el gran debate social en los foros de Internet, que es lo que priva.

No se discutía si el himno debe ser tomado como algo frívolo por la ficción. No. Lo que realmente puso la gente joven en cuestión es que “haya sido utilizado como cántico político por los antifascistas contra Mussolini”. Incluso hay tuiteros que acusan de mentir a los veteranos de la izquierda. Los seguidores de la serie creen que “Bella Ciao” es producto de la ficción actual y tildan de leyenda la historia de la canción partisana.

—- ¿Será por la influencia de los “abascales”?

Alguien tendría que cantarles en serio a estos jóvenes no solo este himno sino también aquellas otras canciones de paz que entonaba la gente de bien cuando el fascismo llenó de dictadores medio planeta…

Así que, por lo que nos recuerda a casi todos, otorguemos el título de “canción del verano” a la partisana  “Bella Ciao”.

¡Dale al play y cántala con Nawja!

(5) Comentarios

  1. Gustame a tua sinceridade pero que a rapazallada de hoxe non coñeza as cancións que forman parte da nosa hestoria real manda truco. Tamén poderían trunfar nas nosas series algunha vez, as cancións nosas da mesma época. De seguro que si as meten trunfan.

  2. Me encanta Bella Ciao, al margen de su significado revolucionario. Lo que ocurre que en verano refresca poco e insiste en obligarnos a pensar en lo que nos rodea.

  3. Los cantautores de hoy en día deberían hacer versiones de las canciones «protesta», especialmente las de Voces Ceibes. Es que siguen de actualidad aunque suene extraño decirlo en una democracia, pero que está dejando de serlo.

Responder a GAITEIRO Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *