LA FANTASÍA MODERNISTA DE ANTONIO PALACIOS

Si miramos hacia el pasado, sobresale sobre todos los demás un arquitecto gallego:

Antonio Palacios, autor de los grandes proyectos del Madrid de los años 20 y que dejó su impronta en el País en templos; grandes y pequeños edificios; en alguna vivienda rural, en fuentes  e incluso en una minicentral hidroeléctrica.

Palacios fue el primer arquitecto que utilizó el granito gallego en la construcción de sus obras. Hasta que embelleció con él sus magníficos edificios, el granito era un material considerado “basto”.

Lo utilizó en primer lugar en una de sus primeras obras, la Fuente del Val, en Mondariz y luego en todas sus obras, las que supusieron su catalogación como el gran genio de la fantasía modernista.  

Porque Antonio Palacios dejó su Porriño natal para cursar en Madrid sus estudios universitarios y en la capital de España y fue donde se convirtió en la máxima referencia de la arquitectura española de principios del siglo XX, dejando su impronta en emblemáticos edificios que hoy son monumentos históricos.

Como por ejemplo el edificio de Bellas Artes, el Palacio de Telecomunicaciones, el Banco Central o incluso los templetes de la red de ascensores al metro madrileño de aquellos años.

Pero a pesar del triunfo y de mantener estudio en Madrid, precisamente en el edificio de Bellas Artes, Palacios no se olvidó de su Galicia en donde nos dejó bellas muestras de su creatividad e importancia.

Como por ejemplo, el edificio García Barbón de Vigo, convertido hoy en centro cultural. O el Balneario de Mondariz, que ha recuperado su esplendor en los últimos años. O el edificio del ayuntamiento de su Porriño natal. También el Templo de la Veracruz de Carballiño –costeado por la emigración gallega en América-  y el Templo Votivo del mar de Panxón.

En Nigrán, precisamente,  dejó muestra de su estilo rural en uno de los pocos chalets que proyectó. También es autor de la minicentral del Tambre en Noia, recuperada para usos turísticos en la actualidad.

Antonio Palacios fue la gran referencia de la arquitectura española de su época, tanto por su expresividad como por su afán virtuosista.

Sin duda Palacios es el padre de la fantasía modernista en la arquitectura española.

(4) Comentarios

  1. Este hombre nos dejó edificios fantásticos, como el del actual ayuntamiento de Madrid, pero hoy en día sería imposible que le aceptaran proyectos tan costosos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *