LA PATRIA DE BREOGÁN

Dicen que Cabana de Bergantiños es la verdadera patria de Breogán y no deben andar muy lejos los orígenes del caudillo galaico, si juzgamos la leyenda por la abundancia y riqueza de restos históricos hallados en este territorio. Es la cara más amable de la Costa da Morte,  porque sus vistas al mar empiezan en la playa de San Pedro y terminan poco más allá de la Punta del Padrón, un trayecto entre acantilados y calas que hay que caminar para descubrirlo.

Además, en Cabana, descubrirás otros paisajes más dulces, que merecieron la atención del bardo Pondal, como los que crea el río Anllóns en su tranquilo discurrir hasta la Ensenada da Insua; o los valles, con su longitudinal belleza paisajística; o las atalayas de Borneiros, donde cuenta la historia está el origen de todo.

Muchos de los 144 lugares registrados como aldeas o parroquias tienen ahora menos de cien habitantes que se enfrentan a los problemas de la dispersión, pero que, por otra parte, gozan del privilegio de vivir en uno de los territorios más bellos y tranquilos del planeta.

Hubo una generación errante que navegó para evitar la miseria escrita en la piel y gente con alma emigrante que atravesó el océano en busca de la vida. Hoy, sin embargo, vuelven para quedarse y sentir el placer de vivir en Cabana. Son seis mil los elegidos que mantienen abierta la puerta para que podamos conocer la idea perfecta que proporciona las mil formas del paisaje de mar y tierra.

Buceemos hoy en la historia…

Un dolmen, numerosos castros y una vía romana. Tres grandes tesoros de nuestras anteriores civilizaciones que bien hablan de la importancia arqueológica, monumental e histórica de Cabana de Bergantiños, poseedor de uno de los más antiguos poblamientos de los pueblos galaicos, de los que dan fe al menos dos de los más conocidos e importantes yacimientos de la prehistoria gallega: El Dolmen de Dombate y la Cibdá de Borneiro.

El Centro Arqueológico de Dombate es actualmente todo un ejemplo, tras la actuación que se hizo en el yacimiento: tres años de excavaciones y la construcción de una cubierta de preservación y de un centro de interpretación. Estas obras, llevadas a cabo por iniciativa de la Diputación provincial de A Coruña, suponen una revalorización de esta obra de arte del megalitismo gallego, cuyo origen se remonta al Neolítico.

El pabellón del monumento es obra del arquitecto Francisco Vidal. Constituye una gran vitrina en la que la madera y el cristal son los protagonistas para conservarlo en condiciones de humedad y temperatura controladas que, según los responsables del proyecto, permitan que el megalito y las pinturas que guarda en su interior permanezcan intactos.

En el centro de interpretación, los visitantes pueden contemplar una neocámara con una réplica exacta del dolmen con el interior del monumento y sus pinturas.

Por lo que se refiere a la Cibdá de Borneiro hay que dar un corto paseo para llegar a uno de los castros mejor conservados de Galicia, magníficamente representado por un conjunto de 18 casas con planta elíptica o rectangular, con muros y fosos.

Bien se ve en este lugar el cuidado con el que los antiguos galaicos elegían sus asentamientos, porque desde aquí se alcanzan excepcionales paisajes.

El castro de Borneiro data del siglo VI antes de Cristo, pero no es el único existente en Cabana de Bergantiños. Se calcula que existen otros ocho recintos castreños sin excavar.

Y también nos quedan aquí restos de la presencia romana, de la Per Loca Marítima, la vía comercial que unía Portugal con Cruña, la actual A Coruña. Los más claros exponentes son el puente sobre el río Anllóns, por Ponteceso, camino de Corme y el yacimiento aurífero de Corcoesto.

Finalmente te merecerá la pena sumergirte en la historia medieval, en las ruinas del Monasterio benedictino de Canduas y en el románico de las iglesias de Cundíns, Cesullas o Reibó.

(3) Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *