LA PUERTA ABIERTA

   No conozco su cara, pero sí su alma. Se llama Mirta y de primero Testa.  Es argentina de corazón y española con condición.  A pesar de los pesares,  me “feisbuquea” cosas tan bellas como que descubrió España en la mochila de Labordeta desde su Buenos Aires querido. Por ello, dice, su viaje a lo incógnito fue “solo un cambio de barrio”.

      Sus pesares son la burocracia española creadora de los “sin papeles” y alguien que sobreactúa de jefe explotador en el teatro de la vida. Creo que Mirta sobrevive a él en Madrid.  En Madrid, -donde casi todo el mundo es un llegado, ya sea celta, ibérico o latinoamericano-, ocurren aún estas cosas.

      En esta Galicia del abuelo emigrante tal vez Mirta se sintiese más en casa. Porque como ella, los gallegos estamos acostumbrados a sobrevivir.  Y, ya sabes,  aún queda un millón de gallegos con dos patrias.

      En Vigo hay todo un símbolo de esa fraternidad deseada. La Puerta del Atlántico que el escultor Silverio Rivas abrió de par en par,  para que por ella entrase el mundo.

      Carlos Leiro es el autor de este fotomontaje que bien refleja la intención del artista, compartida por la mayoría de los nacidos en esta Galicia Única..

(15) Comentarios

  1. opino que eres un gran poeta..me gusta esta historia..mirta la conozco por su buen hablar..cuando comenta..seguro que como dices tiene el alma grande..de esas que ya no las hay..de esas que con una sola palabra te pone los pelos de punta…gracias por compartir tus obras y gracias a mirta por haberte inspirado a ti y a mi cuando la leo sus comentarios…

  2. Soy argentino de Córdoba y vivo actualmente en la Patagonia. El año pasado me he venido de Madrid en donde me marearon con los papeles. El de Mirta no es un caso único…

  3. Lo de mi Mirta, te digo yo que soy su amiga y convivo con élla, es peor. Por que no est.aen Madrid sino en Tarragona, lo que implicó, ya despues de 3 años de «aguante» sin papeles, que ahora, con ya todo en condiciones para su residencia por arraigo, hasta un contrato de trabajo! lo cual es un lujo hoy en dia, que spobre el mostrador de entrega le dijeran que le faltaba en «certificado» de que habia hecho un curso de catalán. Ella ya lo habla algo y lo lee . No se cuanto se puede enseñar, o aprender, en 3 meses de entrenamiento, pero aqui esta….esperando a que se cumpla el plan de asistencia para poder, por fin! tener sus papeles en órden.
    Y si, amigos, élla es una «especial», buena amiga, buena persona y tiene el derecho de sentirse como «en casa» esté donde esté.

  4. Magnífica la foto de Carlos Leiro y una historia tan real como mi misma vida, aunque ahora ya estoy asentado en Madrid, soy ecuatoriano y tardé cuatro años en tener todo en regla. Pero peor es un amigo mío de Quito que le obligaron a aprender catalán en Barcelona para poder trabajar en la construcción…

  5. Me llamo Belkis y soi cubana huida de la isla por culpa de los Castro. Trabajo en una casa por 400 euros al mes pero no tengo papeles ni nada. Vine a España porque me caían bien los españoles.

  6. Soy maracucha, de Venezuela. Nieta de abuelo gallego. Con pasaporte español. Y no tengo trabajo. Vivo en casa de unos amigos, en Ponteareas, cerca de Vigo. Tengo la impresión de que mi acento me impidió conseguir un puesto administrativo. ¡Me vlveré a Venezuela!

  7. ES UNA HISTORIA BIEN TRISTE. YO SOY GALLEGA. ESTUVE 14 AÑOS EN SUIZA Y NO ME PASO NADA DE ESO. DEBERÍAMOS RECORDAR COMO NOS TRATARON A LOS GALLEGOS POR AHÍ FUERA.

  8. Me alegro de que aún quede gente en este país sensibilizada con la in-emigración, porque hay mucho politiquillo de tres al cuarto que se aprovechó de los emigrantes gallegos cuanto pudo y ahora dice que no pueden votar a pesar de tener la nacionalidad. En todo el mundo está levantando ampollas este tema.

  9. creo que yo, como muchas otras personas, sobretodo de mi generación, tenemos más presentes a otras tantas Mirtas desde que conocemos y tus palabras…

Responder a PACO G. Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *